Conjunción de Significados

En ocasiones me pregunto si lo que he estado haciendo está bien y cómo beneficiará eso a mi futuro. Nadie se la pasa de maravilla tiempo completo, conozco bien esa lección. Después de meditarlo, regresa mi mente a su percepción habitual, me invito a relajarme, a continuar trabajando en aquello que me permita alcanzar un mejor carácter, a amar a los demás y a reconocer la importancia que tiene cada uno para mi vida.

Es cierto, de vez en cuando me pierdo en la idea de ser alguien de "momentos", pues pareciera que me enfoco más en dejar atrás complejos, límites autoimpuestos y penas; pero, ¿no hacemos todos lo mismo en el transcurso de nuestras vidas? ¿No dedicamos una enorme cantidad de energía a estar bien con nosotros mismos? ¿No invertimos la mayoría de nuestros recursos en llegar a la plenitud? Definitivamente lo hacemos, porque nos amamos, porque deseamos la felicidad como una constante en nosotros.

Desde ir a terapia para aceptar y superar aquello que en algún momento dejara mellas negativas, hasta ejercitarse diariamente y realizar dietas con el fin de alcanzar una mejor versión física de uno mismo; todo está conectado. Los que se ven a sí mismos como uno con el Universo y los astros, esos que trabajan con sus manos la tierra que los rodea para que les proporcione sus frutos, aquellos que aman y protegen a seres más vulnerables, o quienes con base en el diálogo aportan instrucción y conocimiento. Todos pertenecientes al mismo conjunto.

La razón de ser es precisamente aquello que nos mantiene constantemente esforzados a mejorar; ser un padre amoroso, ser un hijo ejemplar, ser un profesionista eficiente, ser un amigo digno, ser un amante especial, ser un ciudadano destacado. Mientras haya una consciencia que nos motive a seguir adelante, continuar será plausible. Entretanto que el corazón y el cerebro estén bien direccionados, el entorno y demás variables que afectan los hechos, terminarán sucediendo en favor de una mayor conjunción de significados.


Me siento raro

Me siento raro. Me agrada, y mucho. Hacía tiempo que no sentía eso mismo, y que tristeza no poder confesarlo. Juzgan mis buenos gustos, siempre lo han hecho, porque creen que es sencillo pensar de esa forma; no lo es. Pero hasta ese defecto he aprendido a amarlo.

Me queda esperar a que la vida decida por mí; ni mis sueños, ni mis ilusiones tienen real trascendencia en lo que suceda, ella te pone donde quiere y hace de ti como bien le da en gana. Espero no se ensañe conmigo, que he tratado de no cargar con negatividad en mi corazón y actos, en medio de esta existencia vana.

Cuando conocen a alguien que con el rostro y cuerpo expresa lo que en su corazón hay, toda esa bondad, sensualidad, carisma y elegancia que posee; de la historia surgen diversas subtramas, la alternativa es quedarse perplejo, cautivo, inspirado, es lo único que sé.

No hay una sola frase ni un texto que describa el momento. Agradecido estoy y eso es lo mínimo que puedo, como fragancia dulce, incomparable belleza, satura el lugar con la energía de su presencia.


Turra

Entre un montón de manías tenías que azotarme tú, incomprensible percepción de la nada. ¿Estás ahí? Definitivamente tu ausencia se siente, peor que cualquier cosa que haya experimentado. Las lombrices en la tierra haciendo sus movimientos de incrustación, mientras ambos, mirándonos causamos miedos a los espectadores. Estaban tan tranquilos antes de conocernos, no había nada lógico en mis palabras, insolencia y decoro se perdieron, ¿en dónde estás? Me siento solo.

Una tarde después de habernos encontrado tuve ganas de resolver la vida, muerte en conjunto, destrucción inminente, ¿qué está sucediendo en mi mente? Descuida, trabaja tranquilo, el escritor absurdo no ha puesto nada que sea comprensible, ¿tienes miedo? De nada deberías tenerlo, estamos para ocultarnos más ante lo que sea que venga, me distraen las malas opiniones, o tal vez no. No me importa nada de lo que el creyente desarrolle independiente, ¿tranquilidad? Nadie puede hacerse cargo de ese horror.

Los besos en tus manos me hundieron entre sus cenizas, podríamos reescribir la historia, destripando las manías incomprensibles, las que con psicotrópicos ha sido redactadas nuevamente para excluirnos de la verdad completa, la emoción y la nostalgia de una editada solución a lo que somos, fatiga cada segundo.

Entre el sueño de no saber qué está sucediendo, ¿qué es un vórtice? Podríamos decir que el desprecio de los elementos ha sido parte de una explicación de lo que no sucede, me destruye el cuento, el tiempo, el mundo, las referencias, ¿en qué punto se volverá a mencionar que la turra verborrea nace de entre las cenizas de un intelecto malintencionado, definitivo?

La mugre en sus entrañas desparramándose por todo el suelo, a nadie le gusta eso, prefieren leer cosas claras y específicas; ¿lo odias? Sin duda. Te pesa no encontrar sentido en lo que dice un autor desconocido; no porque se haga parecer mejor que tú, sino porque tu Universo está escrito a partir de versos concretos y preestablecidos, quien habla basura críptica, jamás será especialista en atención de la audiencia holística.


Estoy Algo Triste

Estoy un poco triste porque muchas notas que había hecho las dejé como "borrador" en una cuenta de correo electrónico, duraron ahí años, hasta que decidí colocarlas en un chat privado de WhatsApp para de ahí copiarlas posteriormente en un texto más grande. Lamentablemente, al perder la conectividad con la aplicación y reinstalarla en mi equipo, esos textos se han ido permanentemente; ahora solo quedan algunos semblantes de lo que significaban.

Cuando pienso en esas circunstancias, me imagino a los grandes escritores y la enorme cantidad de textos que se han ido a la basura mientras ellos redactan. Ya sea porque fueron datos que colocaron en servilletas, información que escribieron en herramientas que se les extraviaron o descompusieron, cuadernos y hojas desaparecidos, y otro montón de circunstancias.

Cosas que ocurren, sin duda, valiosos detalles que uno dice: "¿Por qué no me atreví a publicarlos?" Todo definitivamente es parte de un proceso de maduración, tanto de capacidad redactora, como de intención y producción de la misma. Sin duda eso me enseñará, una vez más (pues ya me había ocurrido antes algo similar), a ser menos confiado de en dónde dejo lo que escribo, y tardar tiempos más pequeños en hacer públicas esas notas.

Duré años en adquirir una herramienta que me será útil a la hora de escribir; ya la tengo. No me costó tan cara como habría pensado, pude haberme hecho con ella antes, pero la desidia me hizo esperar hasta que cosas peores ocurrieron. No importa. Estos errores son para aprender.

Voy a escribir algo de manera continua, llevarlo hasta un punto interesante y conseguir que finalmente pueda ser visto por lectores ajenos a los que vienen aquí a mi sitio. Llevo años con eso en mente, lo sé, pero no me he animado porque ha sido todo parte de un proceso. Que si me gusta, que no me convence, que me encierro en cuanto a tramas argumentales, que me da miedo sacar cosas oscuras innecesariamente, que la desconfianza de que lo lean personas que puedan resultar ofendidas; y otro montón de excusas que no sirven para otra cosa que para atrasar lo que vaya a ser.

De nada sirve "querer", eso es simplemente una postergación de actividades: Quiero estudiar programación, quiero hablar otro idioma, quiero leer, quiero conocer, quiero explorar, quiero viajar, quiero enamorarme, quiero casarme, quiero formar una familia, quiero tener hijos, quiero comprarme un vehículo, quiero adelgazar, quiero hacer ejercicio, quiero comer saludablemente, quiero mudarme, quiero encontrar un mejor trabajo, todas frases vacías que nos llevan a un punto mental en el que no hacemos absolutamente nada, apasionados ante la idea de ser unos frustrados empedernidos que no hacen otra cosa que quejarse de la insuficiencia: No tengo tiempo, no tengo dinero, no tengo amigos, no tengo oportunidades, no tengo respuestas, no tengo ganas.

Hasta ahora todo lo que he puesto aquí forma parte de un desarrollo personal, entre subidas y bajadas de peso, pérdidas de interés y apasionamientos esporádicos, viajes en cuanto a letras que se vuelven caminos sin retorno, paseos vacíos por la introspección en los que lo único que encuentro es un espejo viejo y rojo que al mirarme ve a un miedoso más, que no afronta sus temores y no quiere superar sus debilidades, que le da pena que lo lean y vean dentro de él lo que más teme mostrar.