De Propósitos y Miedos

 Ya está por terminar el mes y mis propósitos se están quedando faltos de tiempo. No sé si consiga ir logrando cada uno según los tiempos que me puse como meta, pero al menos, pensando objetivamente, habré avanzado más en este año que lo que en anteriores por el simple hecho de haberme puesto metas difíciles, pero factibles.

Quisiera dejar en claro que la situación ha estado fuera de mi control ya que más de la mitad del tiempo la pasé fuera de aquí, no tenía las herramientas necesarias a la mano para autogestionarme y lo peor es que cuando me iba, olvidaba lo que me servía en este lugar. Pero no voy a mentir, como estrategia, a fin de cuentas, funciona.

Porque es una forma abstracta de meterme presión para mejorar. Se alcance el objetivo o no, el asunto es no rajar. Si de los 10 lugares nuevos que quiero conocer durante el año logro visitar 8, ya habré recorrido una distancia estupenda; si de 60 libros que quisiera leer en el año logro 50, eso sería un éxito; si de los 100 algoritmos que quiero dominar aprendo 70, es un gran mérito; si de los 50 kilos que pienso bajar llego a 30, misma historia; si de los 300 mil pesos que quiero saldar abono 200, es un gran avance; si de las 700 páginas que quiero escribir redacto 400, habré hecho algo sin precedentes en mi historia de vida... Y así puedo seguir. Cada mes, con su propio reto. Siendo uno más difícil que el anterior y fungiendo como benefactores de mi personalidad.

Porque atrás quiero dejar a esta versión vacía y sin ambiciones que vengo arrastrando hace algunos años. Desde mi despido, o antes quizá, desde que me fui por primera vez a CDMX, desde que estaba por quedarme sin proyecto en TCS, qué sé yo; me dejé caer, lo admito, lo reconozco, estaba decepcionado y me hundí en la miseria. En una miseria provocada por mi traicionera mente. Rodeado de gente que me amaba y al mismo tiempo, sintiéndome completamente solo, extremadamente incomprendido, desesperadamente frustrado, inútil y desagradable.

Los textos fueron como siempre una de las maneras que utilicé para vomitar absurdos, para expresar historias que me desconectaran de lo que me agraviaba, dejé de sentir y anhelar; mis esperanzas estuvieron colocadas en la nulidad de satisfacciones y gustos, como un bulto, respirando por el simple hecho de hacerlo.

Al tocar fondo pude ver esas partes de mi personalidad que no recordaba, reconecté con mis más grandes miedos y me enfoqué únicamente en ocultarme; quería desaparecer, quería que mi existencia fuera inadvertida. Del gris al negro, del negro al transparente. Pero conforme más intentaba alejarme de mi esencia, forzando al fuego en mi interior a apagarse lentamente, más añoraba recuperarme, abandonar el túner de los horrores; voltear atrás y decir: Lo logré.

No solo eran las deudas, era el conjunto de todo lo que me debilitaba: El rechazo, el fracaso, el temor, el autodesprecio, el descuido, el desorden, el enceguecimiento, el amor que no podía aceptar como merecido. Y las personas alrededor de mí dándolo todo por compartir su felicidad, por hacerme parte de ellos; mientras mi cabeza resolvía complejos rompecabezas de desolación y desesperanza; hasta que, llegado el punto comprendí que tenía que pasar, que era todo parte del proceso. Si quería despertar más fuerte tenía que conocer mis límites, surcar los ríos de oscuridad que mi cabeza fuera capaz de maquilar, no resistirme, no contenerme, no traicionarme; sino sentirme, aceptarme, perdonarme, para así sanar y florecer.

Cada pieza funciona como parte de un todo, agradezco lo aprendido. Soy feliz de saber que quienes son más cercanos siempre van a estar ahí. Sin importar si estoy débil, sin importar si estoy triste, sin importar si no estoy reluciente, sin importar mis errores. Ellos son mi alma y corazón, mi razón de despertar cada mañana consciente de que puedo ver una mejor versión de mí al avanzar del día, así pasado mañana, y sucesivamente.



 Ya está por terminar el mes y mis propósitos se están quedando faltos de tiempo. No sé si consiga ir logrando cada uno según los tiempos que me puse como meta, pero al menos, pensando objetivamente, habré avanzado más en este año que lo que en anteriores por el simple hecho de haberme puesto metas difíciles, pero factibles.

Quisiera dejar en claro que la situación ha estado fuera de mi control ya que más de la mitad del tiempo la pasé fuera de aquí, no tenía las herramientas necesarias a la mano para autogestionarme y lo peor es que cuando me iba, olvidaba lo que me servía en este lugar. Pero no voy a mentir, como estrategia, a fin de cuentas, funciona.

Porque es una forma abstracta de meterme presión para mejorar. Se alcance el objetivo o no, el asunto es no rajar. Si de los 10 lugares nuevos que quiero conocer durante el año logro visitar 8, ya habré recorrido una distancia estupenda; si de 60 libros que quisiera leer en el año logro 50, eso sería un éxito; si de los 100 algoritmos que quiero dominar aprendo 70, es un gran mérito; si de los 50 kilos que pienso bajar llego a 30, misma historia; si de los 300 mil pesos que quiero saldar abono 200, es un gran avance; si de las 700 páginas que quiero escribir redacto 400, habré hecho algo sin precedentes en mi historia de vida... Y así puedo seguir. Cada mes, con su propio reto. Siendo uno más difícil que el anterior y fungiendo como benefactores de mi personalidad.

Porque atrás quiero dejar a esta versión vacía y sin ambiciones que vengo arrastrando hace algunos años. Desde mi despido, o antes quizá, desde que me fui por primera vez a CDMX, desde que estaba por quedarme sin proyecto en TCS, qué sé yo; me dejé caer, lo admito, lo reconozco, estaba decepcionado y me hundí en la miseria. En una miseria provocada por mi traicionera mente. Rodeado de gente que me amaba y al mismo tiempo, sintiéndome completamente solo, extremadamente incomprendido, desesperadamente frustrado, inútil y desagradable.

Los textos fueron como siempre una de las maneras que utilicé para vomitar absurdos, para expresar historias que me desconectaran de lo que me agraviaba, dejé de sentir y anhelar; mis esperanzas estuvieron colocadas en la nulidad de satisfacciones y gustos, como un bulto, respirando por el simple hecho de hacerlo.

Al tocar fondo pude ver esas partes de mi personalidad que no recordaba, reconecté con mis más grandes miedos y me enfoqué únicamente en ocultarme; quería desaparecer, quería que mi existencia fuera inadvertida. Del gris al negro, del negro al transparente. Pero conforme más intentaba alejarme de mi esencia, forzando al fuego en mi interior a apagarse lentamente, más añoraba recuperarme, abandonar el túner de los horrores; voltear atrás y decir: Lo logré.

No solo eran las deudas, era el conjunto de todo lo que me debilitaba: El rechazo, el fracaso, el temor, el autodesprecio, el descuido, el desorden, el enceguecimiento, el amor que no podía aceptar como merecido. Y las personas alrededor de mí dándolo todo por compartir su felicidad, por hacerme parte de ellos; mientras mi cabeza resolvía complejos rompecabezas de desolación y desesperanza; hasta que, llegado el punto comprendí que tenía que pasar, que era todo parte del proceso. Si quería despertar más fuerte tenía que conocer mis límites, surcar los ríos de oscuridad que mi cabeza fuera capaz de maquilar, no resistirme, no contenerme, no traicionarme; sino sentirme, aceptarme, perdonarme, para así sanar y florecer.

Cada pieza funciona como parte de un todo, agradezco lo aprendido. Soy feliz de saber que quienes son más cercanos siempre van a estar ahí. Sin importar si estoy débil, sin importar si estoy triste, sin importar si no estoy reluciente, sin importar mis errores. Ellos son mi alma y corazón, mi razón de despertar cada mañana consciente de que puedo ver una mejor versión de mí al avanzar del día, así pasado mañana, y sucesivamente.



Seguir Leyendo

 Antes que nada, feliz inicio de año. Lo sé, lo sé, en años pasados le puse mucho énfasis a propósitos o buenos deseos; pero ya saben cómo va la cosa, conforme uno crece se vuelve más sincero(?) o al caso, menos cirquero. Mientras hay quienes buscan cada vez más ser centro de atención con la finalidad de crecer social y económicamente, uno está aquí, tranquilo, produciendo, saldando pendientes lentamente, recuperándose de los golpes de realidad y un sinnúmero de circunstancias.

Pero bueno, ya estando acá les cuento un poco; para este año, reformulé mis propósitos de tal manera que a cada mes me sea posible cumplir uno, así para enero, tendría aquel que considero más sencillo, mientras que para diciembre aquel que me parece requerirá del esfuerzo de más tiempo. He de mencionar que durante todo el año habrá que trabajar para que lo propuesto se consuma; y lo que es más importante, que cada uno de los propósitos tiene un enfoque específico, habiéndolos desde los más personales (razón por la que no planeo publicarlos) hasta los más intrépidos.

Iniciar un periodo de retos autoimpuestos no tiene que ver con el calendario, eso está más bien vinculado a la forma en la que uno interpreta sus propios ciclos. Por poner un ejemplo, a mí me gusta utilizar las semanas como una forma de medir mi desarrollo; hay semanas buenas, semanas regulares y semanas malas, en las que se logran los objetivos y en las que no. Si he estado organizado y cumpliendo con constancia mi "trabajo", esa semana será sin duda una en la que pueda felicitarme el último día y decir: "Se logró". Pero hay otras en las que por el motivo que sea, solo me veré a la cara frente al espejo y con un poquito de prejuicio (por llamarlo casi de una forma irónica) pensaré: "Ni modo".

Desde hace años que empecé por este camino tuve que abandonar el ímpetu de andar por la vida peleando contra otros y me enfoqué únicamente en combatir contra mí, definitivamente ha sido algo que me ha traido un montón de aprendizaje, pero reconozco que pude haber sido más misericordioso. Y todo este asunto de los propósitos, el trabajo en la mejora de actutud para conmigo mismo, el agradecimiento continuo vienen de la mano de una verdadera sensación de envejecimiento intelectual.

Mientras que años atrás veía una publicación, escuchaba una opinión o me enfrentaba a una decisión y me hervían las ganas de evidenciar lo obvio, por cínico que a veces pareciera; en la actualidad soy más alguien que aunque mantiene un pensamiento crítico, lo hace desde una perspectiva empática y generalmente silenciosa. Eso en definitiva me ha ayudado a crecer emocionalmente, a no ser presa de la manifestación de opiniones que hieran a la primera (sobretodo con aquellas personas de piel más sensible), pero también a incrementar el estima que siento por los que me rodean y el valor por estar consciente de que cada día ellos mismos se esfuerzan en establecerse como una mejor versión.

En suma, gracias a la autopercepción de la realidad, al estoicismo, a la historia, al amor propio, a la empatía y un poquito al cinismo, la realización de que mucho de lo que me rodea es prácticamente imposible de mejorarse, y que debería de estar trabajando continuamente para mí mismo, en lugar de dejar que un ego rebosante se apropie de mi opinión deseoso de causar un beneficio utópico al entorno (y relativo, dicho sea de paso), puedo reconocer que en esta carrera, mi competidor principal es el ego, y nadie más.



Mi Competidor

Por
 Antes que nada, feliz inicio de año. Lo sé, lo sé, en años pasados le puse mucho énfasis a propósitos o buenos deseos; pero ya saben cómo v...

 En plena modernidad, en un mundo cada vez más digital, totalmente conectado, es fácil caer en la tentación de pasar horas y horas en las redes sociales, mirando nuestras notificaciones y buscando la aprobación de los demás; o por el contrario, viendo series por días completos, reproduciendo videos o deslizando entre perfiles uno más cautivador que el anterior. Pero, ¿qué sucede cuando esta actividad se convierte en un hábito compulsivo? ¿Es posible que estemos sufriendo de una especie de "intoxicación provocada por la dopamina digital"?

La dopamina es una hormona que se libera en el cerebro cuando experimentamos placer o recompensa. Las redes sociales pueden ser adictivas porque nos proporcionan una constante dosis de dopamina a través de "me gusta" y comentarios positivos en nuestras publicaciones; pero también, como consumidores de las mismas, estamos ahí consumiendo la superficialidad que nos ofrecen a cambio de una efímera y realmente inexistente atención en la mayoría de las ocasiones, convirtiéndonos en esclavos de un producto intangible en perpetua producción, porque nos gusta lo que vemos y construimos un vínculo imaginario con una "celebridad virtual". Lo anterior puede llevar a una sobreestimulación del cerebro y a una dependencia de la dopamina digital.

Además, las redes sociales pueden afectar negativamente nuestra autoestima y nuestra percepción de nosotros mismos. Cuando comparamos nuestras vidas con las de otras personas en las redes sociales, es fácil sentirse insatisfecho con lo que tenemos o quienes somos. Esto puede llevar a la tristeza, la ansiedad y la depresión. Con lo expuesto, la soledad y el aislamiento se vuelven parte de cada día.

Por estas razones, es importante tomar medidas para desintoxicarnos de la dopamina digital y encontrar un equilibrio saludable en nuestro uso de las redes sociales. Esto puede incluir limitar nuestro tiempo en las redes sociales, desactivar las notificaciones o tomar un descanso completo de las redes sociales por un tiempo. También es importante recordar que lo que vemos en las redes sociales a menudo es una versión idealizada de la vida de otras personas y no una representación precisa de la realidad.

Personalmente, he tomado la decisión de desconectarme por completo durante algunos días de redes sociales, servicios de streaming, juegos de video y pantallas en general; utilizando la computadora únicamente para cumplir con actividades laborales y específicamente de comunicación. Eso lo haré la última semana del año para ingresar al 2023 con una perpectiva distinta y con una atención plena a lo que me rodea, siendo parte activa del aquí y ahora.

En resumen, la desintoxicación de dopamina digital puede verse como una necesidad en el mundo actual, cada segundo más volcado a la interacción virtual. Tomar medidas para encontrar un equilibrio saludable en nuestro uso de las redes sociales puede ayudarnos a sentirnos más satisfechos y en paz con nosotros mismos. Finalmente, quisiera concluir invitándolos a que también lo experimenten alguna vez o si es posible, de manera periódica, creo que encontrarán beneficios sobretodo en cuanto a su forma de ver el entorno en general.





 Hay telarañas aquí. Después de tanto, me decidí a volver. Pero como dije con anterioridad, mi despedida de las letras fue real, mi perspectiva de fiel creyente de mis capacidades de redacción a nivel literario, se ha ido por el drenaje. Entre entender que lo que ofrece el mercado, o mejor dicho, lo que consume la audiencia; y las cosas que para mí son importantes, reconociendo la gran distancia que separa lo uno de lo otro, y el hastío ante crear letras burdas y sin alma, redactadas a partir del solo afán de pegar, preferí renunciar antes de hacer algo.

Porque qué fácil es llenar páginas y páginas de coloridas descripciones de felicidad o frases para la autosuperación; que si el pobre, que el rico, que el gordo o el flaco; todos compartiendo el mismo costal de podredumbre, sin pasión ni intención. Si unas letras no son capaces de claudicar o trasgredir, nada más están ahí de adorno, para servir de puro placebo intelectual.

Antológicamente hablando, podría haber colocado algo en papel hace años; pero si tu propia obra no te apasiona de tal forma que sientas un vínculo cuasiromántico por la misma, es porque no vas bien. Si una novela no te transporta a un universo distinto con características peculiares que sea tan profundo como la mejor de las experiencias cinematográficas, es que todavía no es por ahí.

No importa darle mil vueltas al fracaso narrativo o afrontar la realidad de que lo que haces es basura una y otra vez. Ser pasional es mi prisión y cautiverio; respetar a quienes usan el cerebro para contar una historia que tome en cuenta la cronología, que funcione de manera lógica, que posea un argumento fuerte y que exprese algo por parte del autor, es prioritario.

Probablemente sean obras repensadas, que cambien el punto de vista, a los personajes o solamente estén inspiradas; si logran conquistarme, es porque conecto con ellas. Pues al final resulto ser uno más en cada una de esas aventuras a la que me adentro, con pensamientos y emociones, con voluntad y conflictos, con miedos y logros.

Pero lo dicho: Cualquiera puede soltar un puñado de palabras nada más para apantallar. Para levantarse el cuello con la etiqueta de escritor. Para presumir a su mundo el extenso de sus excepcionales habilidades creando textos, cuentos vacíos, regaños plagados de indiferencia y falacias; múltiples ruines y patéticas líneas absurdas.



 Quería avanzar con mi vida, resolver pendientes y darme una palmadita en la espalda por haber hecho las cosas bien. Todos los que me conocen saben que me la paso luchando contra mis propios temores y las limitantes que yo mismo me he puesto. No es tan fácil salir del continuo conflicto en el que me he colocado, mucho de eso es inebitable, pero aquí sigo.

Quizá la constante sea esa, no rajar a pesar de que todo ha estado complicado. Lo primero que tuve que hacer para asimilar el cambio de paradigma ha sido dejar de anhelar lo material y enfocarme en que lo simple sea mi nuevo objetivo.

Resolver que mi cuerpo trabaje en el horario correcto en función de las actividades diurnas es un verdadero lío; quisiera fácilmente culpar a la ansiedad, pero es únicamente el resultado de la sumatoria de malas decisiones. Mi humanidad una vez más doblegándome.

Entonces la simplicidad llegó a ser un parteaguas. En esto que estoy construyendo, a pesar de todo, a pesar del entorno y los inconvenientes que se presenten, es algo que esperamos sea duradero, real. 

Ya no sabía qué hacer, estaba harto del drama y la tristeza me consumía; tenía que reubicar mi cabeza, colocar mis objetivos en algo simple, no importa que ese algo estuviera en un punto cercano, las circunstancias no me daban para conseguirlo. La autodestructiva personalidad se fortalecía mientras que mi yo sabio, desde el interior se manisfestaba debilmente muy de vez en cuando.

Así abandoné cosas que me hacían fuerte: Estudiar, caminar, leer, escribir, disfrutar del arte, escuchar música, ver algo nuevo e interesante, comer en lugares diferentes. Todo monótono, repetitivo, aprisionado. Y ni siquiera tenía un por qué. Los problemas seguían ahí, las deudas ahorcándome, la inseguridad creciendo. Contando con miles de herramientas a mi alcance, no hacía nada por abandonar la mediocridad. Porque me sentía en el fondo, creí en mi ignorancia que con que no acabara conmigo, podría resolverlo más adelante.

Con ello pasaron los días, las semanas, los meses y finalmente los años. El "pasarme factura" se volvió algo real, los años y kilos haciendo mella, el dolor de las derrotas y pérdidas despedazándome, cada paso convirtiéndome en alguien más herido que el día anterior. Ignorando al espejo, escupiendo a la voz de la introspección, y dándole demasiada autoridad al horror. Guerras avecinándose, pánico ante enfermedades mortales, abuso del ensimismamiento, rupturas emocionales, soledad y pena.

No únicamente había que poner los pies en firme, era necesario aceptar la realidad y dar el primer paso hacia el cambio. Por mejorar, para restauración, por sentir la libertad. Las letras catárticas han vuelto, los números empiezan a tomar forma, el gusto por existir se recupera lentamente. Gracias a quienes han estado siempre ahí.



 Volviendo a las andadas, o lo que es lo mismo; tengo trabajo nuevamente. Llego con las menores expectativas posibles, deseando aprender y crecer profesionalmente, pero reconociendo que hay factores que no siempre dependerán de mí. Agradecido de la oportunidad y esperanzado en hacerme de un lugar.

La primera fase es sencilla, leer documentación y hacer cursos. Creo que de hecho, toda esta semana estaré así. Lo cual da gusto. Parte de la transición personal estaba también vinculada a moverme de trabajo.

Durante este proceso, tuve al menos una tercia de ofertas laborales interesantes más, en un par de ellas, la oferta era superior. Sin embargo, el paquete de beneficios de la compañía por la que opté me pareció el más completo. Y eso es lo que algunos no pesan a la hora de evaluar posiciones; simplemente ven una vacante con un sueldo superior y se lanzan sin analizar las letras pequeñas. Me pasó, ya estuve ahí, hablo desde la experiencia de haber trabajado un rato en un lugar donde el sueldo era mixto y el paquete de prestaciones nulo. Un drama en su momento.

...

Siendo casi medio día, no he recibido la computadora y no puedo comenzar con los trámites internos. Que hoy llega, según la guía, pero seguimos en espera.

Cuando me vaya de la ciudad llevaré algunos libros conmigo, y el kindle también. Parte de mi estrategia de autohackeo es regresar a los dichosos hábitos de lectura asidua. Si bien es cierto que la vida no ha sido sencilla, la estrategia para mejorar en cada área de la misma ya la estuve llevando antes, la conozco, y sé que la puedo implementar de nuevo con las mejoras necesarias. Porque como cualquier proceso experimental, dejó información de "mejores prácticas" consigo.

De la empresa, como cada que inicio en otro proyecto, deseo que sea tan buena como me la pintan y que podamos entablar una relación duradera y funcional que beneficie a ambas partes por igual. De mí, quiero de todo corazón ser suficiente para cubrir las necesidades y realizar las actividades asignadas de manera óptima.

El dado está girando, esta vez, con mayores oportunidades a la mano. Y una disposición honesta a encontrar la mejor versión porisble de mí. Donde los números no son todo, pero sí uno de los pilares fundamentales en la construcción de ese alguien en el que me quiero convertir.

Sin lugar a dudas basta esperar a poner las manos en las herramientas, trabajar con convicción y dejar que el tiempo pase para poder evaluar realmente el rendimiento y nivel de estrés; por ahora, solo queda ser paciente y lo más sobrio que se pueda. Esto es todo, en estos días publico una actualización de ese trabajo, si hay alguien por ahí todavía leyéndome, gracias por hacerlo.



 Analizar que cada día comienza mientras observamos la hora en el teléfono: 5:30. El godinizmo se traduce en tiempo viendo memes, la salida al café o al baño, pláticas específicamente idénticas con los compañeros de equipo, autorrealización a partir de situaciones superficiales y trivializadas, productos del consumo y homogenización de los sujetos. Y sin embargo, llega un punto en el que se aprende a amar esta clase de vida ordinaria y repetitiva. Seguir horarios, realizar actividades idénticas a las del día anterior, usar las mismas frases una y otra vez, como si la vida misma estuviera guionizada.

Pero no se vale ser un anarquista, hay que entender que todos los engranes de la máquina son lo que la hace funcionar correctamente. Incluso los comportamientos semisectarios, de algunos miembros de la fuerza laboral son parte del todo.

Ha sido un mes, un periodo completo de volteretas. He aceptado la oferta, ya envié mi documentación al nuevo proyecto y me realizaron las pruebas médicas solicitadas. En este momento estoy en espera de la firma de contrato y claro, el anuncio de mi fecha de ingreso. Estoy contento, pero intrigado y un poco preocupado; quiero que eso se resuelva pronto para trabajar en la reubicación y analizar las finanzas y presupuestos.

En fin, ya es todo por hoy, quiero volver a escribir con mayor frecuencia, pero ya saben cómo es esto, a veces hay inspiración, a veces hay ganas, a veces simplemente está pasando algo y quiere uno recordarlo con una pequeña publicación, como esta. Al momento estoy en la oficina de mi trabajo actual en espera de una junta para resolver pendientes.



Todo Cambia

Por
 Analizar que cada día comienza mientras observamos la hora en el teléfono: 5:30. El godinizmo se traduce en tiempo viendo memes, la salida ...