Incertidumbre

  Hace un rato que no pasaba por acá. Qué les puedo decir, no han sido mis mejores días, algunas decisiones erróneamente tomadas me tienen preocupado. Estuve tentado cuando peor me sentí a venir a tirar bilis, al final decidí esperarme.

Entre las cosas dignas de celebración para contar, ayer a penas me dieron la bienvenida a un nuevo proyecto con el cliente; eso es una señal agradable, entre todo este espeso de incertidumbre que me rodea.

Ya no tengo un centavo, y está bien, hay situaciones que me aterran más que la pobreza extrema; además nací siendo pobre y en un círculo en el que desde el inicio las limitaciones se notaron, para festejar es que haya podido estudiar una carrera, encontrar un trabajo y sentir que otras personas confían en mí. De ahí en fuera, lo que no tenga que ver con vestir, un lugar para dormir y alimento, es gane.

Las anteriores mañanas no me había sentido incómodo como hoy al despertar, y es que, por algún motivo mi cerebro pensó que ya estaba por terminarse octubre, con un año a punto de acabar y sin haber podido avanzar en nada con mis pendientes. Me asusté, me asustó el hecho de estar en un momento distinto de mi historia en el que no fui capaz de hacer absolutamente nada.

¿Ha aprendido algo? Dicen, "oficialmente" el manager y los compañeros en el proyecto actual, que soy desarrollador Datastage; y está bien, eso en papel al menos se lee cool. Pero hay que demostrar funcionalidad. Asimismo supuestamente me manejo bien en Docker y Kubernetes, pero hasta que mis productos de software generen beneficios desde ese contexto, soy únicamente un evangelista de dichas tecnologías.

Para ser sincero con ustedes, estoy desganado, me veo al espejo como alguien débil que está poco a poco perdiendo las esperanzas de salir adelante, analizando cómo mis sueños se esfuman lentamente mientras con un dedo me aferro a la idea de conseguirlo ante el abismo del fondo que representa la miseria.

¿Y eso me hace sentir mal? No, eso no me hace sentir mal ni bien, simplemente estoy ahí, siendo el vaho que se esparce a la distancia hasta desaparecer. Sin saber bien en este momento si seré o no capaz de dar un paso siquiera con esta sobredimensionada carga, existo, y puede que eso resulte tarde o temprano en algo útil para alguien.



He Dormido Bien

 Cuando te sientes bien, la vida anda por sí sola, el tiempo te alcanza para realizar todos tus pendientes, en lugar de estarte quejando, avanzas, en fin, un montón de beneficios. Por eso es que no había publicado nada hace como un mes, pues estaba pasando por días tremendamente estresantes, con un montón de cursos encimados, con problemas para realizar algunos otros más, broncas de conectividad en general, complicaciones para quedarme dormido, o madrugadas excesivas, bueno, una seguidilla de penurias que de solo leer sentirían que ando de bajón. Pues no tanto que anduviera de esa manera, es que así me sentía con tantas presiones.

La sola bendición de haber dormido bien anoche, énfasis en el "anoche", ha ayudado a que mi mente amanezca más relajada el día de hoy, me siento motivado y capaz de aprender y entender los temas que tengo por estudiar, me siento alerta y funcional.

Cuánto quisiera que todos los días de mi vida tuviera un estado mental como el actual, tendría completa apreciación del entorno, disfrutaría más cada instante y sentiría que nada puede hacerme sentir mal; aunque sea un engaño parcial, estoy agradecido por la manera en la que me desenvuelvo en este momento, por eso quería compartirlo, para que quede claro que no los he abandonado, ni a mí mismo, solo que había estado manejándome en una frecuencia mental (por llamarlo de una manera absurda) bastante lenta y restringida.

Quiero que sepan que he estudiado mucho, de hecho, he estado enfocado en aprender cosas que no únicamente ayuden a mejorar mi CV, sino que me hagan sentir más completo como profesionista; he de admitir que no ha sido nada fácil, he pasado días enteros encerrado aprendiendo, pero creo con todo el corazón que lo que sea que venga tiene bien merecida esa impresión extra de esfuerzo.

Entre mis planes está el dejar de sentirme incompetente cuando se me presente un problema, obviamente he estado trabajando mucho también en dejar atrás aquello que no me hace bien. Tema aparte, sin duda cuesta trabajo mejorar, pero anhelo cada segundo hacerlo.

En fin, ha sido una mañana fructífera y espero que el día continue así. Solo me queda desearles un excelente día que tengo que seguir estudiando. Ahorita estoy metido en cursos laterales del trabajo, que son parte de los obligatorios; honestamente pueden ser aburridos, pero hay que hacerlos y ni modo. ;)



Probablemente Cierre

 Como algunos de ustedes podrían saber, hace ya más de un año fui despedido de mi anterior empleo; y a pocos días de eso me enfermé y terminé en Colima el 10 de marzo, al día siguiente, fue oficializada la declaración de Pandemia del virus que ha causado un número considerable de víctimas letales, entre cuyos casos, debo reconocer que cuento a un par de conocidos.

Bien, pues posterior a mi desempleo y la explosión de este evento global, me fue una cosa trágica poder conseguir una fuente de ingresos; estuve más de la mitad del año sufriendo por eso, hasta que, a principios de noviembre, recibí la llamada de una amiga de la familia en la que me preguntaban si estaría disponible para dar un par de clases a la semana en una escuela secundaria; yo feliz, muy feliz, pues en mi situación cualquier centavo que llegara era algo en comparación a seguir produciendo "ceros".

He estado ahí desde entonces, conocí a niños maravillosos y divertidísimos, terminé por hacer buenas relaciones y al parecer les agradaron mis formas distintas de dar clases; pues me vi a mí mismo como estudiante reflejado en ellos, y consideré aquello que me fastidiaba de la escuela antes de asignarles parámetros para calificar, les dije que a mí no me gustaban los exámenes, siempre me iba bien, pero notaba la frustración en muchos de mis compañeros, así que no les haré exámenes. Después les comenté que yo era muy malo para hacer tareas, o mejor dicho, nunca las hacía, así que les propuse no dejarles tareas. Finalmente les comenté que mi intención era que aprendieran y al mismo tiempo la pasaran bien; por lo que atravesamos los temas que venían en la agenda de la materia en unos tres meses para pasar a realizar cosas más importantes (como maquetación y programación), obvio, tratando de sacar los temas durante cada clase.

Al principio todo bien hasta que empezaron a cruzarse proyectos transversales que habían de realizarse en conjunto con otras materias y métodos de evaluación; lo respeté y hablé con ellos, había que hacerlos pues ya estaban ahí. Me da mucho gusto saber que me he ganado la estima de algunos de ellos, con el paso del ciclo tengo que admitir que ciertas personalidades son entrañables y me alegrará saber que logren grandes cosas en el futuro. Pero al día de hoy me enteré de algo triste...

La misma situación que me dio ese trabajo es probable que me lo quite, pues al momento actual se han conseguido concretar muy pocas inscripciones y reinscripciones, por lo que el próximo periodo escolar en ese instituto, pende de un hilo. Como les he contado también, al iniciar el año actual pude decir con satisfacción y gusto que me había vuelto a enrolar en una empresa de Tecnologías, así que estaba muy contento de hacer algo relacionado con mi carrera, pues incluso teniendo las clases, mi sueldo era minúsculo en comparación con mi necesidad de ingresos. En fin, hoy la escuela que me abrió las puertas en mi momento más difícil está en una situación en la que probablemente cierre, y eso me causa mucha tristeza.

Ojalá que mis alumnos se animen a seguir ahí, aunque entiendo que es complicado porque a algunos el nuevo modelo les parece muy engorroso y de otros sus papás muestran cansancio por cómo funciona; también me gustaría que se alcance la cuota de inscripciones necesaria para que el colegio permanezca, pero eso no está de mí decidirlo. El horizonte no se ve propicio, ya después les contaré si terminaron cerrando o manteniendo la escuela, incluso si yo tengo que retirarme de ahí por temas de presupuesto, me dará gusto saber que siga en pie.



Me Enamoré y Desenamoré

 Demasiado tiempo, demasiado poco.

Ha pasado más de un mes que me conecté, me propuse cambios, fallé de nuevo, me enamoré y desenamoré, viajé y soñé, aunque también olvidé y perdoné.

Ha pasado tanto, en tan poco tiempo, y en términos reales, eso ha sido casi nada, a penas un parpadeo, a penas un abrir y cerrar de ojos de otro capítulo en mi historia. Probablemente digna de ser contada, o aburridísima y sin sentido. ¡Qué sé yo!

Únicamente vengo aquí a descargar mi mente de vez en cuando. Ya no tolero las desveladas, mi rostro envejece, mi cuerpo está cercano a pasarme factura.

La enfermedad afuera ha matado a parientes, a amigos y conocidos... Sigo dando clases, estoy aprendiendo otras tecnologías, me concentro un segundo en ser mejor persona, me distraigo una hora de serlo. ¿Ironías? O puede ser que no tenga la capacidad de lograr nada, que toda esta apatía me vaya a terminar consumiendo convirtiéndome en un ermitaño amargado.

Al final, todo es una historia. Se va a contar letra a letra, a pesar de que haya ojos que no merezcan conocerla. Nunca. Siempre. Adiós. Vuelvo pronto... Espero.