Me siento raro

Me siento raro. Me agrada, y mucho. Hacía tiempo que no sentía eso mismo, y que tristeza no poder confesarlo. Juzgan mis buenos gustos, siempre lo han hecho, porque creen que es sencillo pensar de esa forma; no lo es. Pero hasta ese defecto he aprendido a amarlo.

Me queda esperar a que la vida decida por mí; ni mis sueños, ni mis ilusiones tienen real trascendencia en lo que suceda, ella te pone donde quiere y hace de ti como bien le da en gana. Espero no se ensañe conmigo, que he tratado de no cargar con negatividad en mi corazón y actos, en medio de esta existencia vana.

Cuando conocen a alguien que con el rostro y cuerpo expresa lo que en su corazón hay, toda esa bondad, sensualidad, carisma y elegancia que posee; de la historia surgen diversas subtramas, la alternativa es quedarse perplejo, cautivo, inspirado, es lo único que sé.

No hay una sola frase ni un texto que describa el momento. Agradecido estoy y eso es lo mínimo que puedo, como fragancia dulce, incomparable belleza, satura el lugar con la energía de su presencia.


Turra

Entre un montón de manías tenías que azotarme tú, incomprensible percepción de la nada. ¿Estás ahí? Definitivamente tu ausencia se siente, peor que cualquier cosa que haya experimentado. Las lombrices en la tierra haciendo sus movimientos de incrustación, mientras ambos, mirándonos causamos miedos a los espectadores. Estaban tan tranquilos antes de conocernos, no había nada lógico en mis palabras, insolencia y decoro se perdieron, ¿en dónde estás? Me siento solo.

Una tarde después de habernos encontrado tuve ganas de resolver la vida, muerte en conjunto, destrucción inminente, ¿qué está sucediendo en mi mente? Descuida, trabaja tranquilo, el escritor absurdo no ha puesto nada que sea comprensible, ¿tienes miedo? De nada deberías tenerlo, estamos para ocultarnos más ante lo que sea que venga, me distraen las malas opiniones, o tal vez no. No me importa nada de lo que el creyente desarrolle independiente, ¿tranquilidad? Nadie puede hacerse cargo de ese horror.

Los besos en tus manos me hundieron entre sus cenizas, podríamos reescribir la historia, destripando las manías incomprensibles, las que con psicotrópicos ha sido redactadas nuevamente para excluirnos de la verdad completa, la emoción y la nostalgia de una editada solución a lo que somos, fatiga cada segundo.

Entre el sueño de no saber qué está sucediendo, ¿qué es un vórtice? Podríamos decir que el desprecio de los elementos ha sido parte de una explicación de lo que no sucede, me destruye el cuento, el tiempo, el mundo, las referencias, ¿en qué punto se volverá a mencionar que la turra verborrea nace de entre las cenizas de un intelecto malintencionado, definitivo?

La mugre en sus entrañas desparramándose por todo el suelo, a nadie le gusta eso, prefieren leer cosas claras y específicas; ¿lo odias? Sin duda. Te pesa no encontrar sentido en lo que dice un autor desconocido; no porque se haga parecer mejor que tú, sino porque tu Universo está escrito a partir de versos concretos y preestablecidos, quien habla basura críptica, jamás será especialista en atención de la audiencia holística.


Estoy Algo Triste

Estoy un poco triste porque muchas notas que había hecho las dejé como "borrador" en una cuenta de correo electrónico, duraron ahí años, hasta que decidí colocarlas en un chat privado de WhatsApp para de ahí copiarlas posteriormente en un texto más grande. Lamentablemente, al perder la conectividad con la aplicación y reinstalarla en mi equipo, esos textos se han ido permanentemente; ahora solo quedan algunos semblantes de lo que significaban.

Cuando pienso en esas circunstancias, me imagino a los grandes escritores y la enorme cantidad de textos que se han ido a la basura mientras ellos redactan. Ya sea porque fueron datos que colocaron en servilletas, información que escribieron en herramientas que se les extraviaron o descompusieron, cuadernos y hojas desaparecidos, y otro montón de circunstancias.

Cosas que ocurren, sin duda, valiosos detalles que uno dice: "¿Por qué no me atreví a publicarlos?" Todo definitivamente es parte de un proceso de maduración, tanto de capacidad redactora, como de intención y producción de la misma. Sin duda eso me enseñará, una vez más (pues ya me había ocurrido antes algo similar), a ser menos confiado de en dónde dejo lo que escribo, y tardar tiempos más pequeños en hacer públicas esas notas.

Duré años en adquirir una herramienta que me será útil a la hora de escribir; ya la tengo. No me costó tan cara como habría pensado, pude haberme hecho con ella antes, pero la desidia me hizo esperar hasta que cosas peores ocurrieron. No importa. Estos errores son para aprender.

Voy a escribir algo de manera continua, llevarlo hasta un punto interesante y conseguir que finalmente pueda ser visto por lectores ajenos a los que vienen aquí a mi sitio. Llevo años con eso en mente, lo sé, pero no me he animado porque ha sido todo parte de un proceso. Que si me gusta, que no me convence, que me encierro en cuanto a tramas argumentales, que me da miedo sacar cosas oscuras innecesariamente, que la desconfianza de que lo lean personas que puedan resultar ofendidas; y otro montón de excusas que no sirven para otra cosa que para atrasar lo que vaya a ser.

De nada sirve "querer", eso es simplemente una postergación de actividades: Quiero estudiar programación, quiero hablar otro idioma, quiero leer, quiero conocer, quiero explorar, quiero viajar, quiero enamorarme, quiero casarme, quiero formar una familia, quiero tener hijos, quiero comprarme un vehículo, quiero adelgazar, quiero hacer ejercicio, quiero comer saludablemente, quiero mudarme, quiero encontrar un mejor trabajo, todas frases vacías que nos llevan a un punto mental en el que no hacemos absolutamente nada, apasionados ante la idea de ser unos frustrados empedernidos que no hacen otra cosa que quejarse de la insuficiencia: No tengo tiempo, no tengo dinero, no tengo amigos, no tengo oportunidades, no tengo respuestas, no tengo ganas.

Hasta ahora todo lo que he puesto aquí forma parte de un desarrollo personal, entre subidas y bajadas de peso, pérdidas de interés y apasionamientos esporádicos, viajes en cuanto a letras que se vuelven caminos sin retorno, paseos vacíos por la introspección en los que lo único que encuentro es un espejo viejo y rojo que al mirarme ve a un miedoso más, que no afronta sus temores y no quiere superar sus debilidades, que le da pena que lo lean y vean dentro de él lo que más teme mostrar.


Noche Cualquiera

Hoy tengo ganas de escribir, de explicar lo que pasa en mi mente. Bueno, no es verdad, ni yo mismo puedo comprender todo lo que pasa en mi mente, solo me detengo a ver lo que sucede alrededor, y me fascino por todos, por cuanto logran, por sus éxitos, por sus frutos, por sus méritos. ¿En dónde estoy parado? Jamás lo sabré, porque dedico tanta energía a comprender el entorno que termino sin darme cuenta de lo más importante, ¿quién está redactando la historia de mi vida y por qué se tarda tanto en llevarme a escenas interesantes? Al ritmo que vamos, el probablemente único lector que llegue se habría hartado en el primer capítulo, tan aburrido y falto de acción, sedentario y con desarrollo poco ágil.

Estaba en medio de la nada charlando con mi consciencia cuando súbitamente el reloj dio las nueve, era hora de salir de ahí y caminar alrededor intentando reconocer y adaptarme al terreno; pero era igual, todo era exactamente lo mismo en la gran ciudad como ocurría en los pequeños pueblos, quizá la única diferencia es que el dolor dominante del hábitat verde se transformó en gris, el cielo azul en blanco y las montañas ahora eran construcciones de hormigón.

Conforme avanzaba, los escenarios se volvían cada vez más comunes. Estaba el tipo tratando de impresionar a su conquista más reciente con un regalo valioso en mano, la dama reacia a complacer su súplica; dos metros adelante une joven mujer con la vista puesta en los aparadores de la tienda comercial, doscientos transeúntes cruzando al otro lado de la calle, la mitad vestidos de traje y corbata y con prisa ante el semáforo dándoles el paso. Seguí avanzando, un par de cuadras más, tras encontrarme con un par de personas que casi me arrollan por su ritmo, mientras, lentamente desplazándome por las fascinantes edificaciones que transitaba. Pude ver el rostro de desprecio al observarme de un par atractivas y bien vestidas señoritas; pues claro, no esperarían que alguien con mi perfil y de mi calaña compartiera la banqueta con ellas siquiera.

Tenía deseo de contar una historia, pero que no se quedara en eso solamente; habría que ponerme en pie de guerra contra lo único que me limita, el tiempo. Porque ustedes tal vez no lo sepan, pero cada que me pongo a redactar, me sumerjo en un universo de palabras y oraciones que aparecen en mi mente una tras otra, queriendo expresar algo sin perder la trama.

No nací siendo sofisticado, ni he crecido entre ramificaciones de glorias o cosas por el estilo; entre las ocurrencias que llegan a mi cabeza se encuentra el hecho de que no puedo abandonar mi origen o desarraigarme de la gente que me ama. Sin importar que eso en algún momento pueda ser motivo de desagrado para algunos, realmente no me importa. Sin embargo, aquí estoy, de alguna forma encontré la voluntad para contarles lo que sucedió a continuación:

Aproximándome al edificio vi a un hombre recostado sobre una pared, ¿quién soy yo para juzgarle? Estaba ahí, acostado y sucio, cubriéndose a penas con una cobija para pasar el frío de la noche. Quisiera ser capaz de ayudarlo, hoy más que nunca mi corazón se encuentra dolido por las cosas que ha experimentado. El tipo no cruzó palabra o mirada conmigo, siguió en lo suyo. Acurrucándose y colocándose la ropa encima.

Me acompañaban a penas trescientos pesos en la cartera, seguramente me servirían para pagar mis comidas hasta que me pagaran; ya había dejado atrás al mendigo por unos diez pasos, repentinamente sentí cómo una mano mucho más fuerte que el peso de mi cuerpo se colocó sobre mi pecho y me sostenía evitando mi avance. Durante todo mi andar nocturno no había sentido el frío tan intenso dentro de la piel, los ojos se me que llenaron de lágrimas al tiempo que la presión era más intensa, me tuve que detener.

Minutos más tarde me encuentro escribiendo esto, sin un centavo en la cartera pero con la confianza de que he hecho un pequeño bien a alguien que lo merecía. A veces, ahogados en nuestro ego y autocompasión, consideramos más importantes uno o dos días de carencia nuestros que todo lo demás, e ignoramos que hay personas que duran así semanas e incluso meses sin que nadie les abra la mano y sin decir palabra les brinde algo a cambio de nada.