Encontrar Sentido

Se nos puede ir la vida creyendo que no somos suficientes. ¿Suficientes para qué, para quién, bajo qué marco de referencias? Han pasado un par de semanas desde que vine por aquí a colocar algo por última vez, entre mis justificaciones populares está el hecho de estrenar horario laboral y pendientes por sacar, pero, a quién engaño, simplemente no he tenido la disposición para sentarme unos minutos a contar algo.

Tal vez resulte que ya estoy madurando, y las cosas que venía a colocar aquí ahora deban de tener un significado diferente; o probablemente esta frustración continua no me deja descansar durante las noches, lo que acarrea consigo malestar colateral que se convierte en falta de ganas. Sí, seguramente ha sido eso.

Les contaré una cosa solamente, hace tiempo que empecé una apuesta con un buen amigo; la apuesta consistía en pagar una carne asada, tópico que siendo honesto no tomé como un verdadero reto, y terminé por dejar que sucediera. No estaba en mi momento, no me sentía bien, no tenía ánimos ni siquiera de hacer algo bueno por mi salud.

Pero todos los tiempos se cumplen y hay que responsabilizarse de los dichos de nuestras bocas; aunque mi amigo todavía no ha culminado de vencerme, el trecho avanzado es prácticamente inalcanzable. Lo cual me llevó a una segunda apuesta, una que a penas cerré ayer y en la que (si no cometo los mismos errores de antes relacionados con dejarme caer en depresión y ansiedad), seguramente estaré más determinado. Siempre he creído que la disciplina y constancia son lo que hace posible cualquier cosa que nos propongamos.

Pero al final soy eso: Una persona que experimenta una vez y otra el fracaso, entre que medio me levanto e impulso y vuelvo a caer y sufro, todo ha sido una constante sucesión de eventos variables de esa índole, a veces arriba, a veces abajo. Quisiera poder decir que el éxito se puede mantener en la palma de la mano, pero sería una ruin mentira; pero lo que sí puedo confesar es que cuanto menos tiempo nos toma reconocer la realidad de nuestra derrota, más rápido volvemos a trabajar en levantarnos.

Tengo una cantidad enorme de deudas, la mayoría de ellas para conmigo mismo; de esas cosas que me propongo y postergo por no tener los suficientes... Recursos para sacarlas adelante. Y entre los dos caminos para tomar a partir de ahí, está el de la melancolía y reproche que nos anclan al momento en el pasado en el que "hubiéramos" hecho algo (en lo que he caído); y el de sincerarnos a pesar de todo, atravesando una selva de consecuencias, para seguir actuando en pro de resolver o al menos encontrarle sentido nuestras vidas.


Trabajo por Sacar

Tengo un par de pendientes de trabajo por sacar, establecí este día como límite para conseguirlo; decidí venir a la oficina para aprovechar el aire acondicionado. Antes de empezar el día "laboral". Es verdad que hace tiempo no escribo, a propósito tomé esa decisión, quería comprender algo plenamente de mi vida previo a continuar, y lo he hecho.

Hay muchos factores que nos hacen lo que somos, hay muchas personas que influyen en nuestra personalidad, hay entornos que nos vuelven vulnerables y desatendidos, hay elementos que nos llevan a recapacitar.

¿Qué pasa cuando nuestras palabras parecen no ser escuchadas? ¿Qué sucede cuando nos esforzamos y no obtenemos respuesta? Dicen que todo llega a su tiempo, que la obsesión por el alcance de las metas solo consigue postergarlas. Otros dicen que depende mucho de nuestros actos en el pasado, pues probablemente estemos acarreando los factores de lo que una vez fuimos los causantes. Mientras tanto, pasan las horas, los días y los meses, y tú no encuentras la respuesta a las promesas que te hicieron.

Quedarse en ese punto a lamentarse no es otra cosa que agobiarse la existencia, invertir tiempo y energías en cosas así además de debilitarnos, nos vuelve vulnerables. Mi consejo es seguir adelante, diversificar de tal forma que si unas cuantas inversiones fracasan, el florecimiento venga por otro lado.

Para todo hay que aprender a ser así, no atormentarnos por no ver crecer una planta que no lo desea; lo importante es seguir sembrando. Si los ojos, los pies o las manos no nos dan para continuar; reconocer que lo que hemos hecho beneficiará, al menos en una medida minúscula, a un par de personas que se hayan sensibilizado ante nuestros actos.

Es así como se consigue heredar un legado: Con experiencias que hablen en nombre de uno... Ya me voy porque se me derramó el café y hay que limpiar el cochinero.


Conjunción de Significados

En ocasiones me pregunto si lo que he estado haciendo está bien y cómo beneficiará eso a mi futuro. Nadie se la pasa de maravilla tiempo completo, conozco bien esa lección. Después de meditarlo, regresa mi mente a su percepción habitual, me invito a relajarme, a continuar trabajando en aquello que me permita alcanzar un mejor carácter, a amar a los demás y a reconocer la importancia que tiene cada uno para mi vida.

Es cierto, de vez en cuando me pierdo en la idea de ser alguien de "momentos", pues pareciera que me enfoco más en dejar atrás complejos, límites autoimpuestos y penas; pero, ¿no hacemos todos lo mismo en el transcurso de nuestras vidas? ¿No dedicamos una enorme cantidad de energía a estar bien con nosotros mismos? ¿No invertimos la mayoría de nuestros recursos en llegar a la plenitud? Definitivamente lo hacemos, porque nos amamos, porque deseamos la felicidad como una constante en nosotros.

Desde ir a terapia para aceptar y superar aquello que en algún momento dejara mellas negativas, hasta ejercitarse diariamente y realizar dietas con el fin de alcanzar una mejor versión física de uno mismo; todo está conectado. Los que se ven a sí mismos como uno con el Universo y los astros, esos que trabajan con sus manos la tierra que los rodea para que les proporcione sus frutos, aquellos que aman y protegen a seres más vulnerables, o quienes con base en el diálogo aportan instrucción y conocimiento. Todos pertenecientes al mismo conjunto.

La razón de ser es precisamente aquello que nos mantiene constantemente esforzados a mejorar; ser un padre amoroso, ser un hijo ejemplar, ser un profesionista eficiente, ser un amigo digno, ser un amante especial, ser un ciudadano destacado. Mientras haya una consciencia que nos motive a seguir adelante, continuar será plausible. Entretanto que el corazón y el cerebro estén bien direccionados, el entorno y demás variables que afectan los hechos, terminarán sucediendo en favor de una mayor conjunción de significados.


Me siento raro

Me siento raro. Me agrada, y mucho. Hacía tiempo que no sentía eso mismo, y que tristeza no poder confesarlo. Juzgan mis buenos gustos, siempre lo han hecho, porque creen que es sencillo pensar de esa forma; no lo es. Pero hasta ese defecto he aprendido a amarlo.

Me queda esperar a que la vida decida por mí; ni mis sueños, ni mis ilusiones tienen real trascendencia en lo que suceda, ella te pone donde quiere y hace de ti como bien le da en gana. Espero no se ensañe conmigo, que he tratado de no cargar con negatividad en mi corazón y actos, en medio de esta existencia vana.

Cuando conocen a alguien que con el rostro y cuerpo expresa lo que en su corazón hay, toda esa bondad, sensualidad, carisma y elegancia que posee; de la historia surgen diversas subtramas, la alternativa es quedarse perplejo, cautivo, inspirado, es lo único que sé.

No hay una sola frase ni un texto que describa el momento. Agradecido estoy y eso es lo mínimo que puedo, como fragancia dulce, incomparable belleza, satura el lugar con la energía de su presencia.