Trabajo por Sacar

Tengo un par de pendientes de trabajo por sacar, establecí este día como límite para conseguirlo; decidí venir a la oficina para aprovechar el aire acondicionado. Antes de empezar el día "laboral". Es verdad que hace tiempo no escribo, a propósito tomé esa decisión, quería comprender algo plenamente de mi vida previo a continuar, y lo he hecho.

Hay muchos factores que nos hacen lo que somos, hay muchas personas que influyen en nuestra personalidad, hay entornos que nos vuelven vulnerables y desatendidos, hay elementos que nos llevan a recapacitar.

¿Qué pasa cuando nuestras palabras parecen no ser escuchadas? ¿Qué sucede cuando nos esforzamos y no obtenemos respuesta? Dicen que todo llega a su tiempo, que la obsesión por el alcance de las metas solo consigue postergarlas. Otros dicen que depende mucho de nuestros actos en el pasado, pues probablemente estemos acarreando los factores de lo que una vez fuimos los causantes. Mientras tanto, pasan las horas, los días y los meses, y tú no encuentras la respuesta a las promesas que te hicieron.

Quedarse en ese punto a lamentarse no es otra cosa que agobiarse la existencia, invertir tiempo y energías en cosas así además de debilitarnos, nos vuelve vulnerables. Mi consejo es seguir adelante, diversificar de tal forma que si unas cuantas inversiones fracasan, el florecimiento venga por otro lado.

Para todo hay que aprender a ser así, no atormentarnos por no ver crecer una planta que no lo desea; lo importante es seguir sembrando. Si los ojos, los pies o las manos no nos dan para continuar; reconocer que lo que hemos hecho beneficiará, al menos en una medida minúscula, a un par de personas que se hayan sensibilizado ante nuestros actos.

Es así como se consigue heredar un legado: Con experiencias que hablen en nombre de uno... Ya me voy porque se me derramó el café y hay que limpiar el cochinero.