Encontrar Sentido

Se nos puede ir la vida creyendo que no somos suficientes. ¿Suficientes para qué, para quién, bajo qué marco de referencias? Han pasado un par de semanas desde que vine por aquí a colocar algo por última vez, entre mis justificaciones populares está el hecho de estrenar horario laboral y pendientes por sacar, pero, a quién engaño, simplemente no he tenido la disposición para sentarme unos minutos a contar algo.

Tal vez resulte que ya estoy madurando, y las cosas que venía a colocar aquí ahora deban de tener un significado diferente; o probablemente esta frustración continua no me deja descansar durante las noches, lo que acarrea consigo malestar colateral que se convierte en falta de ganas. Sí, seguramente ha sido eso.

Les contaré una cosa solamente, hace tiempo que empecé una apuesta con un buen amigo; la apuesta consistía en pagar una carne asada, tópico que siendo honesto no tomé como un verdadero reto, y terminé por dejar que sucediera. No estaba en mi momento, no me sentía bien, no tenía ánimos ni siquiera de hacer algo bueno por mi salud.

Pero todos los tiempos se cumplen y hay que responsabilizarse de los dichos de nuestras bocas; aunque mi amigo todavía no ha culminado de vencerme, el trecho avanzado es prácticamente inalcanzable. Lo cual me llevó a una segunda apuesta, una que a penas cerré ayer y en la que (si no cometo los mismos errores de antes relacionados con dejarme caer en depresión y ansiedad), seguramente estaré más determinado. Siempre he creído que la disciplina y constancia son lo que hace posible cualquier cosa que nos propongamos.

Pero al final soy eso: Una persona que experimenta una vez y otra el fracaso, entre que medio me levanto e impulso y vuelvo a caer y sufro, todo ha sido una constante sucesión de eventos variables de esa índole, a veces arriba, a veces abajo. Quisiera poder decir que el éxito se puede mantener en la palma de la mano, pero sería una ruin mentira; pero lo que sí puedo confesar es que cuanto menos tiempo nos toma reconocer la realidad de nuestra derrota, más rápido volvemos a trabajar en levantarnos.

Tengo una cantidad enorme de deudas, la mayoría de ellas para conmigo mismo; de esas cosas que me propongo y postergo por no tener los suficientes... Recursos para sacarlas adelante. Y entre los dos caminos para tomar a partir de ahí, está el de la melancolía y reproche que nos anclan al momento en el pasado en el que "hubiéramos" hecho algo (en lo que he caído); y el de sincerarnos a pesar de todo, atravesando una selva de consecuencias, para seguir actuando en pro de resolver o al menos encontrarle sentido nuestras vidas.