Un Trago Amargo


Me ha pasado algo que me obligó a entrar en tristeza, la verdad es que me sienta muy mal la noticia de que aquellas personas que considero de mis círculos más cercanos me defrauden, es cierto que no podemos esperar lo mejor de nadie, pero no lo sé, sentí que mi corazón se vulneró ante ese asunto y ya no pude más estar pleno porque dicha situación me robó mi tranquilidad.

Nunca lo asimilas, la decepción llega de parte de quienes precisamente, en papel son tus seres favoritos, por quienes tú eres capaz de extender y brindar manos llenas, pero a cambio, bueno, a cambio te rompen el corazón con sus acciones.

Hay algo a lo que los asiáticos llaman "karma"... ¿Por qué habremos de recurrir a pedir auxilio a una cuestión espiritual cuando complicamos nuestras vidas naturales? Mi teoría es que preferimos callar, tal como yo he hecho ahora; por conscientes que seamos de la injusticia y del daño que nos hagan otros lo mejor es quedarnos en silencio y esperar a que el tiempo sea el verdadero justiciero en beneficio de nuestra causa, a ser nosotros mismos quienes por medios propios y absurdos busquemos conseguir un cambio que mueva la balanza en favor de la justicia. Evitando afectar a terceros y cargando encima la culpa del solo hecho de pensar lo que pudo ser y no fue.

Estoy dolido, lamentablemente no sé cuánto tiempo tarde en salir de esta pena; caminar por sendas de depresión no quiero, pero el silencio es un veneno de efecto lento en el cuerpo de quien les redacta, que consume gradualmente sueños e ilusiones tras constantes momentos decepcionantes.

Ya me voy, quería dejar eso escrito en algún lado, tenía la necesidad de plasmarlo para que quedara evidencia de lo que me ha pasado; si bien es cierto que el trago amargo no lo he pronunciado con todas sus letras aquí, haciendo un poco de memoria siempre tendré presente lo que me han hecho. Adiós.

Cadenas Modernas

Afanosos en cuanto a las cosas materiales, deseando siempre poseer y lograr, como si eso fuera lo que nos hace especiales; viviendo con miedo a lo que otros sean capaces de hacer, evitando al máximo posible la mancha creciente de delincuencia y dolor; no queremos ser parte de las estadísticas.

Despertando con miedo, indiferencia ante el oprimido, dejamos de lado nuestra mentalidad demócrata temporalmente conforme nos empieza a ir mejor en la vida; pues claro, "que se partan el lomo como yo", pensamos. Sin darnos cuenta que pertenecemos al mismo sistema que a ellos los hace parecer víctimas desde una perspectiva.

Los créditos, los préstamos, las condenas actuales, las cadenas modernas; no nos metieron en una jaula pero sí que pertenecemos a un enorme juego en el que solamente somos otro peón más; sin llorar, haciendo de cuenta que la nuestra es una buena vida repleta de abundancia, alineamos nuestra felicidad al dispositivo de moda, y hay quienes dicen "yo jamás, soy alternativo", pero la alternancia misma está bajo control, procurando entonces que tengamos a elegir entre muy pocas opciones; así está estructurado todo, para que hasta yo, que en cierto pensar me considero independiente y librepensador, en la mayoría de los casos caiga derecho en el agujero trampa preparado por el consumismo capitalista. Delicioso placer que cautiva.

Si sus ojos fuesen como linternas permanentemente encendidas en la cercanía y sus manos acompañaran mi andar tomadas de las mías quizá otra cosa sería, quizá me animaría a divulgar todo lo que está mal del mundo pero no de manera déspota e altanera como a veces pareciera que aquí lo hago, sino de forma participativa, en la que siendo parte de la acción promoviera e impulsara cambios en beneficio de la humanidad.

El escritor un día va a morir, eso ténganlo por seguro, y en ese momento habrían querido comprender todo lo que tenía pensado mostrarles; no estoy siendo un fatalista, pero si se dieran los minutos a mi lado lo sabrían, lo entenderían si abrieran su mente y labios para cuestionarme sabiamente; sin buscarme el lado sarcástico, porque pretencioso y soberbio se vuelve el verso entregado a fuerza a quien no lo pide. Y quien no lo desea, definitivamente no sabrá qué hacer con ese potencial al tenerlo, desperdiciando lo más valioso que existe que es la sabiduría. Sin embargo ella misma, como siempre he dicho, es una dama repleta de vanidad, y solamente eso.

Vámonos juntos por la brecha del conocimiento, aunque haya quienes pretendan impedirlo, quienes degraden la ruta advirtiendo supuestos peligros; obviamente menos son los que avanzan por ese sentido por miedo a lo que otros opinen de ellos, porque anhelan de ser parte de un sector al que no le importan, adquiriendo cosas que no utilizan ni necesitan, para mostrar una cara que no tienen, buscando impresionar a los que no conocen.

Y las cadenas se extienden horizontalmente no solo al mundo financiero; también está la cuestión estética, el ramo profesional, el núcleo familiar, la salud en general, los "logros personales" que de meritorios tienen el sarcástico hecho de que hay filas enormes queriendo conseguir exactamente lo mismo; todos esos conceptos que determinan la modernidad son convenientemente puestos ahí a propósito, no únicamente para controlar, sino para elaborar detalladamente planes crecientes que al paso del curso histórico sirvan para mover esta enorme maquinaria que a veces llamamos mundo.


El Último Fin de Semana

Deseaba escribir un poco antes de dedicarme a dormir hoy. Estoy vestido todavía, con el pantalón de mezclilla tirado en la cama en casa de mis padres, he venido de visita por el que espero sea el último fin de semana antes de finalizar esta parte de un ciclo, el reto continua a la vuelta de unos días y de forma más interesante.

Anoche dormí muy poco, mis brazos duelen tanto que no sé si es cuestión muscular, por estar aporreado, o que simplemente han desaparecido las pequeñas piezas de carne que hube tenido donde ahora solo percibo grasa y fastidio, agua.

Me podría quejar mucho de haber tenido que postergar las cosas una semana más por no haber finalizado mi pendiente el fin pasado, pero el punto de destino es el mismo, mi proyecto y propósito están puestos ahí para ser alcanzados, no basta solo con confiar y creer, hay que levantarse temprano y emprender la lucha.

No se digan mis lecturas que del mismo modo se han visto mermadas, todo claro está ligado a la falta de orden en mi vida, el deseo impetuoso de encontrarme a mí mismo y la asimilación de la realidad ante las personas que llegan y las que se han ido sin decir adiós.

Me dolería más enterarme que he muerto sin siquiera intentarlo; eso se los aseguro. He estipulado un punto de chequeo parcial cada cinco kilogramos, que al ser superado cada uno me brindará la oportunidad de adentrarme a cosas que me gustan, lo que me agrada experimentar.

Como estoy por encima de los 100kgs de peso (rondando los 107kgs), me estaré pesando diariamente, el primer punto de chequeo es al alcanzar en descenso los 100kgs, cuando desinstalaré redes sociales (Facebook, Instagram y Twitter) de mi celular. El segundo punto es a los 95kgs, en ese momento seré libre de volver a utilizar mi PS4. A vencer la línea de los 90kgs podré ser libre de reinstalar las redes sociales eliminadas de mi celular. A los 85kgs finalmente me cortaré la barba que ha sido objeto de burla y humillaciones propias y ajenas desde hace mucho tiempo. Al lograr los 80kgs, la bandera de viajes quedará libre y visitaré en primer lugar Arandas, que tengo una ida pendiente desde hace algo de tiempo. Cada miércoles me fotografiaré a mí y a la báscula conmigo, y haré un depósito de $500.00 a una cuenta a la que no tengo libre acceso, al llegar a mi peso deseado de 75kgs, podré recuperar el dinero acumulado. 

La semana que entra y de ahí en adelante prometen ser días complicados, porque además del ejercicio habré de estar muy concentrado en leer y no abandonar mis sueños de aprender nuevas tecnologías, desarrollarme y escribir textos tampoco. La concentración, la constancia y la determinación harán de este reto algo posible o imposible, dependiendo cómo me desempeñe, y de mí un triunfador al final del periodo, o otro fracasado soñador más que lucha sin esforzarse ni un poco.


104.5 Me Desperté Temprano


No esperaba madrugar de esa manera, eran poco después de las seis de la mañana cuando mis ojos se abrieron y los brazos de decían "ya no doy más de mí", qué tremendo dolor, pero ándale, te creías que podías entrar y ponerte a hacer eso sin consecuencia alguna. Lo bueno es que a penas empiezo, y en parte es bien sabido que eso con el paso de los días tiende a disminuir. Aproveché para meditar un rato sobre mis pendientes mientras me remolineaba sobre la cama a ojos cerrados y luces apagadas.

Debido a la enorme cantidad de veces que escucho a quienes publican a diestra y siniestra su situación pretenciosamente saludable yo he tomado la decisión de no decir nada. Si me preguntan bueno, hablo un poco al respecto, pero nada de mencionarlo por el momento en redes que es cosa que me termina pareciendo una mala determinación.

Me gusta el libro que estoy leyendo, el Alex del texto se siente más humano que el personaje que Kubrick retrató en pantalla chica, aunque bien hecho he de mencionar, pues Naranja Mecánica es una de mis películas favoritas.

A mi día le han hecho falta un par de horas, con el debido respeto que el Creador me merece, pero no me han alcanzado un par de las mismas para terminar de leer esa obra de arte; a penas y he podido de anoche por culpa del sueño a esta mañana un poco terminar de procesar la primera parte de la historia. Espero tener la capacidad de finalizar las tres secciones hoy mismo, pues me tiene cautivo y lleno de una impresión afortunada.

Hay otros pendientes, acabo de recordar que le he pedido a otro Alex (al compañero de trabajo), que me deje un mensaje como notificación y recordatorio para avanzar el proyecto de su esposa; espero me perdone y hoy se acuerde de enviarme la nota para no quedarme dormido antes de tiempo; del mismo modo con los pendientes de mi viejo "drugo" de la infancia tengo que esperar una contraseña a su servidor, quizá hoy la consiga por parte del técnico en turno.