Opinión

Los errores van y vienen, y las motivaciones renacen siempre que eres capaz de soportar la pena de verte en la mañana al espejo y ser brutalmente honesto contigo; todo un "roast" de frases pasan por tu mente pero el destello momentáneo de una sonrisa que se asoma de a poco por entre los labios te vuelve a impulsar recordándote que no estás aquí para ser bien visto o aceptado por los demás, sino que eres tú mismo quien ha decidido amarse.

Y emprendes un nuevo viaje, ahora se trata de comprender qué has hecho bien, entre todo eso que la gente te acusa haber hecho mal; pues de la experiencia saber que algo de bueno debió haber quedado en ti. Y es así cuando decides amarte, no por aquello que has hecho o dejado de hacer, no por aquello que pudieras llegar a valer para la humanidad o tu comunidad, no por la influencia positiva o negativa que pudieras llegar a generar, no. Te amas porque sí, porque está en tu esencia, porque lo mereces.

Desde siempre he sido un individuo que respeta los puntos de vista de los demás, pero eso no me evita tener mi propia opinión de las cosas; no emitiendo juicios como tal, la gente que hace eso no sé en qué piensa, si al final todos somos harina del mismo huacal.

¿Qué ha pasado de nuevo en mi vida? Nada. Quiero entrar a trabajar a Oracle y me estoy preparando con revisar más a fondo las temáticas de programación y alimentando mis conocimientos, y si no entro, tampoco es que se acabe mi mundo de opciones, hay más oportunidades allá afuera y aquí dentro; porque si de algo tengo hambre siempre es de saber; sea tecnología, ciencia, cultura, arte, literatura, todo es bienvenido en este andar que he optado seguir.

Deleite

Parecería que no he pasado por acá en días recientes, pero todo tiene una explicación lógica. Me baso en el hecho de que mis ganas de escribir, aunque muchas, y la inspiración constante, me han estado dando para hacer algo un poquito diferente. Eso no significa en absoluto que haya pensado dejar en segundo plano este lugar, pero como saben, cuando diversos proyectos se juntan, uno tiene que empezar a jerarquizar, o termina por abandonar proyectos anteriores (como han hecho muchos de mis conocidos a lo largo de mi vida).

Estoy aquí para informarles que ha sido una semana agradable, en la que muy a mi pesar por el trabajo el día de hoy (que vaya se ha puesto intenso, como consecuencia de constantes equivocaciones por parte mía, he de reconocer), he tenido tiempo tanto para leer como para planear, e incluso he podido empezar una aplicación ajena que promete ser un excelente producto si todo funciona como queremos y se sigue por el camino que dibujamos.

Pero como tal, hasta ahora mi vida se la ha pasado sucediendo entre planes; mi cliente más antigua como desarrollador independiente, de hecho me hizo una pregunta varios días atrás cuestionándome que a dónde me estaba dirigiendo yo con mi esfuerzo y que si lo que hacía lo valía. Sinceramente he de comentar que mi respuesta fue un simple: "No me tocó nacer en cama de oro", y no lo digo con perjuicio alguno, ni mucho menos estoy molesto con la posición que me ha tocado habitar en la vida; es decir, sé perfectamente que tanto hay personas que se encuentran en mucho mejor estado que yo en todo sentido, los hay quienes que están justo al otro lado de la balanza.

Simplemente dejé de lado algunas perspectivas que me venía bloqueando la visión más grande y aquellos procesos que desde su estado aparentemente oculto han ido generando en mi interior desde conocimiento hasta capacidades sensoriales y sociales sin darme cuenta. Es por eso que el rumbo que al final tome el navío llamado destino, de haberse planeado con sabiduría, pasión y amor, sin malas intenciones, termina por suceder.

Y bueno, es el resumen de lo que me ha pasado por ahora. He estado leyendo cosas lindas, cosas gratas, cosas filosóficas y hasta un poco lunáticas; entre ficción y cultos, entre sociedad y penas, todo es parte de lo que en la práctica ha sido un importante punto de inflexión entre el personaje que era, el que soy y el que seré. Al fin todos uno, al fin cada uno en su línea; dependiendo siempre de la perspectiva. Y ya está, escribir es un deleite, pero no se queda mejor del placer de leer, u observar y analizar. Bendiciones y lindo fin de semana.

Ciencia

Escribo porque quiero, o porque tengo la probabilidad de hacerlo, seguramente lo hago solo porque puedo. Hoy estaba tomándome un café en la plaza cuando vi a una chica sentada muy a gusto charlando con quien parecía ser su pareja.

No voy a mentir, el tipo de cara en ella me era muy familiar, de hecho tan familiar que llegado el punto se volvió atractiva. Y no, no era de esas bellezas de pasarela que nos venden en los medios; tenía algo entre su mirada, la forma de su rostro, la sutileza de su aspecto, el panorama me cautivó. Justo en ese momento me di cuenta de a quién me recordaba, y es a ti. Interesante situación quiero confesar.

¿Qué es el movimiento si no tiene una razón de ser, una motivación de estar del otro lado? Definitivamente he aprendido bastante de energía cinética y potencial en semanas recientes; tan es así que he recordado mis años de infancia en los que me veía vestido de bata en un laboratorio haciendo ciencia. No remembraba en dónde había quedado esa hermosa imagen de mi yo del pasado.

Lo cierto es que todos somos científicos e investigadores hasta ciertos límites; desde el descubrir el sabor o la textura de algo que nunca habíamos probado o palpado, hasta corroborar que en efecto el despertador timbra al horario acordado, eso es una variante ligera de lo que a hacer ciencia refiere; aunque claro, determinada únicamente en el minúsculo Universo que supone nuestro propio cerebro y vivencias.

He comenzado a escribir, quisiera decir que lo vengo haciendo con más constancia pero sería una nota amarillista; la buena noticia es que lo que estoy haciendo me gusta y se me hace estupendo el camino hacia dónde está yéndose. A lo sumo llevaré un tercio o medio del objetivo a alcanzar en cuanto a redacción, pero es muy agradable y satisfactorio reconocer que ya son más de treinta mil palabras en el haber de mi narrativa; y no, eso no es nada, puesto que me han recomendado superar las setenta si me place publicar algo.

En el entendido de que lo llegara a conseguir a tiempo, ya estoy trazando un plan posterior a finalizado el proyecto; pretendo en primer lugar imprimir unos cuantos ejemplares cual bocetos con mis propios recursos y hacérselos llegar a personas allegadas que funjan de primeros críticos y editores; pues qué pena llevar un documento por mis puras ansias a aquellos que de verdad saben y tienen experiencia en el rubro y que me lo avienten a la cara por no haberlo hecho pasar por los mínimos filtros posibles antes.

Publicado

¿Qué es ser creativos? El concepto de creatividad se queda muy lejano a la realidad en estos tiempos, ya que lo que para unos podría ser en entera determinación un montón de basura, para otros tal vez sea elemental en su sustento.

Hace muchos días que no le dedico varios párrafos a escribir una idea, probablemente me esté quedando sin inspiración, me esté volviendo viejo o no me interese más que vengan a leerme; o también está la probabilidad de que esté trabajando en más cosas que tengo en mente. Recuerden que el cerebro por mucho que quisiéramos, divide las actividades, y aunque hay algunas que dependen de nuestra capacidad lógica lineal otras están más del lado cambiante del mismo.

Un día habré escrito algo, si es posible, y lo habré publicado; un compañero que está en NY me dijo que espera pronto poder comprar algo que yo haya publicado, hizo énfasis en el hecho de que se puede vivir de eso; la verdad es que por mucho que ambicione escribir para vivir, sé que no es nada sencillo y el mundo está repleto de personas con tremendas capacidades redactoras; además hay gente inteligente con ideas impresionantes hasta debajo de las piedras.

No me gustaría ser un escritor mediocre, pero mejor ser un escritor mediocre que tenga uno que otro documento publicado, que ser uno frustrado que nunca se haya animado a hacer público nada, ¿no les parece? Lo sé, lo sé, habrá quienes crean que es una pérdida de tiempo, yo por lo pronto, una vez que actualice las notas que pretendo publicar en mi proyecto alterno, me pondré a reconstruir el texto que quisiera llegar a hacer público basado en algunos de los pensamientos aquí elaborados.

Uno nunca sabe, ¿y si la pego y me va bien?

Debilidad

En cuanto a la debilidad de vivir, conozco muchas y he conocido a lo largo de mi andar, pudiendo decir con toda certeza que nada de aquello que nos preocupa resulta importante al final del camino; nos aturden nimiedades y categorizamos de defectos a pequeñas tonterías que en su momento no cuadran con lo que queremos experimentar en un futuro próximo.

La historia entoces termina por instruirnos a aceptar los hechos, a cambiar y adaptarnos dependiendo como el curso y entorno de la misma nos vaya presentando.

Se nos escapan maravillosas aventuras por temor, el miedo nos huelve ariscos, trémulos, vanidosos e hipócritas; obviamente eso es algo que quien lo procesa no lo va a aceptar tan cómodamente, pues habrá que reconocer un poco de cinismo con la oportuna finalidad de lograrlo.

//Escrito en mi Blog Wordpress el 6 de Septiembre de 2017.

Holgazanería

La vida es eso que pasa mientras esperas a que el transporte arranque y te lleve a tu destino. ¿Por qué nos obsesionamos tanto con creernos especiales y distintos cuando no lo somos?

Un partícula más en el estallido del espectro espacio temporal es lo que somos, desde una perspectiva Universal, nada de nosotros es más significativo que una bacteria a nuestos ojos (hablando de nuestra presencia entera).

Desperdiciamos la vida entera entre luchas e intentos por conseguir tanto una razón de ser como un propósito al cual llegar y en el transcurso de ese inter, defecamos, dormimos, tragamos y nos autodestruimos; pues lo poco o mucho que tengamos al final como metas obtenidas no son más que un conjunto de elementos que evidentemente hemos utilizado para matarnos. ¿No me creen?

El trayecto, es lo que anuncian algunos hedonistas, es aquello que deberíamos disfrutar, encontrando placeres parciales, esporádicos y temporales que nos hagan, al menos en credo, mejores humanos. Pero siendo absurdamente cínicos, no hay conjunto de actividades, aficiones o convicciones como tal tangibles que no puedan tangiversarse con la ayuda de la mala interpretación y el vicio de la holgazanería.

Y bien, mientras aquí sigo, deambulante entre el tráfico y la tragedia que el sucumbir al tumulto vehicular supone; no he siquiera abandonado el kilómetro que rodea la empresa en la que laboro y he tenido tiempo y capacidad de redactar algo intelectualmente poderoso y nada sencillo de interpretar.

Como les digo, la virtud no está ni en el hacer ni en el poseer, pues el ser, el potencial del ente, y las conversaciones que uno mismo en introspección puede sacar adelante son por fortuna aquello que en realidad nos nutre más allá que cualquier platillo del menú más nutritivo de la historia; pues bien es cierto que una sana dieta nos ayudará a mantenernos en estado saludable y óptimo físicamente, quien no se toma diez segundos, un minuto o lo que tarde el camión en autoanalizarse no crece más allá en su interior.

//Escrito en mi Blog Wordpress el 25 de Agosto de 2017.

Perdón

Perdón, no le he perdido el gusto a escribir, a contar historias que estén relacionadas con las desventuras y debrayes en mi mente, pero he de confesar algo, trabajo en una empresa que “godiniza”. Lo reconozco finalmente, he dejado de lado un bonche de actividades que me llenaban de placer con tal de ser más productivo y funcional para la transnacional en la que trabajo.

Como si, volviendo a mi propio pensar, ellos tuvieran planeado hacer de mí algo más que otro espectador de la vida, uno que deja todo ahí entre afanes, deudas, caprichos, intenciones incumplidas, necesidades y sueños guajiros; pero no, no me he querido poner el saco, por más que todo a mi alrededor insista en que está sucediendo ya mismo.

No he terminado de comprender hasta qué punto llegarán mis letras a ser funcionales; siempre habrá detractores, quienes opinen que no tengo capacidad, que cualquier idea que se me ocurra ya alguien la ha tenido y llevado a cabo antes, y probablemente tengan razón, pero mi motivación, el cimiento de mi fortaleza, es mi pasión por plasmar textos, por alcanzar a comprender la preciosa imagen dibujada ante líneas de letras consecutivas, palabras enamoradas una de la otra, que me llevan a creer que puedo sacarle provecho a mi placer, a mi gusto por redactar, a mi forma tan excéntrica de pensar.

Derroche de talento hay en dondequiera, y no es mi plan hacer menos a aquellos que ya llevan a cuestas el fruto de su esfuerzo y dedicación; les confesaré algo, me he envuelto en un vertiginoso vórtice de miedo, desconsuelo e indeterminación, que en conjunto me han transformado en la versión grotesca y corpulenta que un día fui. Justificándome con la idea de que “afuera hay peores”, no haciendo lo que está a mi alcance para sobrevivir; muriéndome, entregándome al matadero por cuenta propia; pero hay más, todavía queda de mí, de esta situación les juro que voy a salir.

//Escrito en mi Blog Wordpress el 3 de Agosto de 2017.