5

Día 5: Continuando con las confesiones, entiendo que me cuesta muchísimo trabajo dejar un par de cosas que tanto mal hacen a mi organismo: Los dulces y las harinas. Mencionaré un poco más al respecto a continuación, pero he de comentar que hoy en la mañana mi peso era de 91.9 kgs.

Durante el transcurso de la mañana tuve que cambiar un billete para pagarle a Alex (un compañero del trabajo) unos cuantos pesos que le debía, continuación a eso me hice de unas galletas en la cafetería, Príncipe se llaman. No me regañen, yo mismo sé que estuvo mal haber comprado eso en lugar de algo que me nutriera.

Entrado el medio día, con el calor encima, y la motivación por parte de mi compañero de trabajo, mi segundo tropiezo quedó en un Frapuccino (¿no tengo que poner de nuevo la descripción completa de cómo lo pido aquí verdad?).

El resto del día me he cuidado con más cautela y precaución que los anteriores; poco a poco veo que mis ganas de hacer las cosas correctamente con mi alimentación trabajan para bien. Si bien es cierto que al día de hoy no he tenido uno solo sin caer o tropezar terminando sin fallos en cuanto a mi régimen alimenticio, algo hay en mí que me motiva a seguir intentándolo.

Al día de mañana, o pasado, espero poder lograr el mérito de no haber tragado cosas que hagan daño a mi cuerpo; y con la dicha de terminar el día orgulloso y deseoso de esperar a continuar en el buen camino de hábitos alimenticios sanos.

Presiento

Presiento que el final del día tendré mucho que enseñar, he aprendido de lo que sucedió en días recientes; con la esperanza firme de que mis lectores y detractores hayan ahondado un poco más acerca de mí; aunque difícilmente lo conseguirían, soy un ente muy complejo para mentes tan reducidas y limitadas.

Hoy, dejando de lado todas las cosas buenas que hube alcanzado, he descubierto de mí la falta que me hace sentirme vivo, apasionado y con situaciones que realizar en frente. En suma, cada una de las cosas que me he propuesto a hacer en la vida y aquellas que han podido derribarme son lo que representa quien soy al día.

No me aflige nada; y aunque parezca mentira, dedicar tiempo a tratar de comprender mis maneras de pensar puede hacer que el lector colapse por locura, por impaciencia, por intriga; pues jamás entenderá el proceder de mis letras; ya que escribo de modo que yo y únicamente yo sea capaz de advertir las ideas plasmadas en lo oculto.

Desde el momento en el que me hice de la agenda supe que mi vida iba a cambiar; a evolucionar para bien. Me encuentro a un solo pago de saldar la mayoría de mis deudas, a un mes de notar lo que es vivir con un sueldo como el mío, de entender si es o no cierto que me va tan bien como dicta el papel.

Hay planos y proyectos pendientes de entregar; hay trabajos y ofertas que continúan tocando a mi puerta; amo desarrollar y crear grandes cosas a partir de nada, desde lo básico hasta lo más complejo me gusta ver el suceder de maravillosos avances; por eso leo de los grandes, trato de obtener lo que pueda de ellos; y de todos de hecho, pues la humildad va de la mano del que deseoso de aprender es atento a lo que el entorno tenga qué decir.

4

Día 4: Ayer lunes pesaba 92.1 kgs en la mañana; dicho aparte el hecho de haberme comido el pan el domingo sabía que tendría consecuencias.

Hoy ya es martes y me he olvidado de publicar nuevas notas aquí, o bueno, no se me ha olvidado, he estado un poco más ocupado que el fin de semana.

Justamente me acabo de pesar, pero hasta mañana o al rato, en mi post del día cinco comentaré mi peso. Ayer fui al cine, estuve cuidándome todo el día hasta que la noche llegó, terminé comiéndome tortillas de más, y para rematar dulces y lunetas.

Dije que iba a publicar todo lo que me hiciera daño que comiera, y sé muy bien que cualquier carbohidrato a mi cuerpo lo hace renegar; sigo en espera de lograr hacer un día mi dieta bien, hasta hoy todos han sido intentos fallidos, lo digo con pena.

He visto Animales Fantásticos en inglés y después en español, ambas me gustaron, al verla la segunda ocasión alimentó mi gusto por el personaje Queenie Goldstein, así como Jacob Kowalski; mis dos personajes favoritos de la trama.

Me voy, tengo que bañarme para ir a trabajar, se me ha hecho tarde ya.

Cine

Dos treinta de la mañana, me levanto creyendo que ya está próxima la hora de irme a trabajar; qué error más grave. Desde hace días he olvidado cerrar por completo la ventana, y la luz afuera me molesta al darme directo en la cara. No voy a mentir, mi cabeza empieza a doler un poco también por culpa de la muela. Dolores más, dolores menos.

Está dicho, comprendo que la vejez me alcanza y no he hecho nada para disfrutar "los días de mi juventud", si las personas allá afuera entendieran que tengo un lindo corazón dispuesto a todo por amor, con otros ojos me verían.

Pero aquí estoy, en el centro comercial, sentado acompañado de mi soledad, con la mirada clavada al piso recién lustrado, el boleto de cine en una mano y el celular en la otra; me he vuelto el clihé del "chavorruco", del "foreveralone", y lo detesto; realmente con todas mis entrañas desprecio mi ser en este instante, la tristeza es palpable en mi persona y no hago nada por remediarla.

Hace días que dejé de creer en mí, o así parece; que simplemente cual anciano en vísperas de muerte acepté lo que me suceda. Y no me he cuidado la piel, me he dejado de paso la cita con el dentista (quien por cierto, tendrá que extirparme la muela de seguir doliéndome de esta manera), mi cabello es una asquerosidad y la barba de "homeless" habla mucho de mí; eso aunado a que estoy en mis máximos de peso del último año, digamos que no tengo en las manos la mejor presentación de mí...

Una linda dama se sentó en la banca continua, no lo negaré, he de haber notado sus ojos acaramelados y su piel clara; rayos, me molesta no ser ni una versión decente de mí en este instante, no tener siquiera las ganas de mirarla a los ojos por vergüenza. No se le ve incómoda con mi estadía, deberá ser porque tengo un aspecto que pasa sin ser percibido; sí, seguro es eso.

Le comento a Andrea de su presencia, ella dice que "necesito compañía"; nada nuevo, pero el amor me tumba rudísimo. Me invita a hacerle plática, a tratar de venderle algo. Yo ando tan bajo de confianza hoy que si me aproximo tartamudearé y me pondré nervioso; además no puedo acercarme con esa excusa, llevo quince minutos en la banca que ella diez; y, realmente estoy muy desacostumbrado y fuera de ánimos.

"Si no lo intentas ahora menos después. Estás pidiendo a gritos conocer a alguien. Tonto."—Dijo. Aunque su motivación me anima, no le he metido nada de ganas al único producto que vendo: Yo. Así que no, hoy no. "...entonces no te quejes si no vas a hacer nada." —Fueron sus últimas palabras del tema.

Me levanté de súbito, me dirigí a las escaleras eléctricas y justo al llegar regresé mi mirada al lugar en el que solía estar sentado, donde para mi sorpresa, la chica linda me seguía con la mirada, me estaba viendo a mí, al patético ser de triste aspecto que empezaba a decender del tercero al segundo piso... La función en el cine estaba por iniciar.

3

Día 3: Como se los conté anoche, el día de ayer tuve varios descuidos en mi alimentación, hoy en la mañana pesaba 92.3 kgs; no voy a lloriquear al respecto, pero sí a decir que espero poco a poco mejorar.

Tengo mucho sueño y estoy escribiendo desde el iPhone; así que perdonen cualquier probable error. Linda noche. Ah, sí; hoy el único fallo a mencionar del día es que me comí dos piezas de pan, que obviamente no debía haberme comido, pero ya qué, espero mañana poder mantenerme dentro de las reglas alimenticias.

Ojalá que a Dani le haya ido bien en su competencia.