Silenciado

A veces parecería que ciertas de mis publicaciones no son visibles en Facebook como otras, como si fuese silenciado automáticamente por un algoritmo, un ejemplo es la siguiente, que coloqué hace rato:

Quería escribir, porque pensé que tenía algo de valor en mi vida para compartir con otros; así continué hasta que comprendí que el significado máximo de la sabiduría es darse cuenta que todo es vano y precario.

Lloré en silencio mis angustiantes noches de soledad, descubrí que nadie me amaba realmente gracias a que me alejé de cada una de las personas que me lo propusieron, extinguí la llama de la reminiscencia entre mis más ocultos deseos, esperando a que la tristeza se apoderara de cada una de mis expresiones de bondad.

Acaricié el agudo filo de la depresión ante el abandono, la parte más fuerte de mí olvidó el decoro, sucumbí ante la necesidad de mi último aliento, entre lágrimas mis ojos suplicaban que se terminara el tiempo, que al cabo no lo valía más; me hallaba harto, me había muerto.

Fracasé un sinnúmero de veces de las cuales aprendí bastante, la osadía estaba renaciendo de entre mis entrañas como prueba de mi entereza; no logré mi plan, no me fue posible destruirme; entre los vestigios de un millón de errores abracé mis miedos, y con ellos a cuestas circundé errante.

Flagelo repetible se volvían mis congojas, llanuras de desolación por doquier colmaban cada uno de mis sueños tornándolos pesadillas, replicaban con incertidumbre los siniestros fantasmas a mi oído, entre alucinaciones y dolor perpetué mi miseria en el significado de un suspiro.