Mirarnos al Espejo

Somos una generación nostálgica, y no hablo de los términos científicos utilizados para definirnos; sino del hecho de que vivamos añorando momentos en nuestro pasado, fechas que nos pusieron frente a sucesos y personas importantes que cambiaron nuestras vidas en uno u otro sentido.

Mientras más tardíos somos para asimilar la realidad de nuestro presente, más profunda se vuelve la herida que hace tiempo permitimos que nos provocaran, o provocamos nosotros mismos al no aceptar el simple hecho de que nadie hay perfecto.

Quisiéramos no haber permitido esa mala inversión o fraude por el que seguimos pagando las consecuencias; haberle respondido diferente a esa persona que hoy no está cerca de nuestras vidas; no haber herido a ese amigo o amiga que una vez fueron nuestros confidentes y hoy no sabemos en dónde están; o tal vez levantar la mano, opinar, sonreír, estar, hablar, callar, correr, celebrar, aceptar o besar, lo que sea que no hicimos cuando tuvimos oportunidad, dejando escapar una parte de nosotros en el proceso.

Pero todo está ahí por una razón, podríamos vivir afanados de principio a fin si nos la pasamos pensando de ese modo, tenemos que aceptar los errores, reconocer en aquello que estuvimos mal, comprender que las cosas a cada uno le llegan conforme a su tiempo, pues en esta vida, para todo y todos hay ocasión.

Qué mejor que reflexionar en lo que venga y andar tranquilos por la vida, despreocupados, sin sobreestimar, sin preconcebir las circunstancias, sin asumir posturas a precio de un futuro incierto; porque lo mejor es mirarnos al espejo tal cual somos, en el momento mismo en el que nos encontramos, vaciar nuestras opiniones en un mapa mental y asumir responsabilidades para con quien está enfrente.

Aprender a amarnos es sin duda el más grande y complejo de los retos que afrontaremos en la vida, pero al conseguir hacerlo (cosa que muy pocos, por muy perfectos ante el mundo que resulten algunos), habremos avanzado a un plano superior de consciencia en el que gracias a la introspección seremos mejores para con nosotros, como para con los demás, porque muy cierto es que quien se ama a sí mismo, de la riqueza de su ser contagiará a otros.

Pues al final no importa qué tan alto, pequeño, gordo, delgado, feo, atractivo, inteligente o torpe seas; ya que la grandeza de un hombre se mide en la calidad de la gente que le rodea. Y para mí, las personas que han estado cerca a lo largo de mi existencia son las más increíbles y maravillosas que hay.