Actitud 8118


¿Has pensado alguna vez que no perteneces a un tiempo, a una identidad, a una cultura, básicamente que todo cuanto te rodea te hace sentir ajeno y no hay maneras de solucionarlo? A mí me sucede siempre, básicamente en mi manera de pensar me siento anticuado y diferente a la gente que me rodea y las cosas que me rodean, la clara concepción de no pertenecer me hace cargar con sentimientos de culpa que no debería de tener conmigo.

Pero poco a poco cambian las cosas, ha sido un inicio de año con buenos momentos, no he estado en espera de nada formidable pero definitivamente he tenido que actuar en beneficio de aquello que quiero conseguir; he leído con mejor criterio las cosas que me gustan y me he puesto metas un poco más modestas para conseguirlas con el debido enfoque.

El dolor es una de las formas más rápidas que existen para asimilar el conocimiento; es bueno afrontar las consecuencias de nuestros actos como también lo es hacer consciencia de aquello que hacemos que no es del todo correcto. Vivimos en un mundo colmado de soledad enmascarada, todos entre redes de engañosas conexiones sociales haciéndonos creer que somos los únicos que pasamos por momentos difíciles, cuando no es así, cada cual vive sus momentos inspiracionales y ratos de decepción ensimismado.

Las ideas recorren mi mente y me incitan a continuar escribiendo, a poner en texto cada aventura que he imaginado. No he trabajado al día de hoy en lo que más quiero, tampoco podría decirse que me esfuerzo por hacer realidad los sueños de quienes queriéndome utilizar como escalón quieren cambiar sus vidas; cada cual lucha sus propias batallas, y la principal mía es contra mi propia necedad ante la aceptación del cambio; a mejorar.

Extraño esto... Extraño perder el tiempo concentrado en letras acostado en mi cama semidesnudo escuchando música de fondo, sin importarme nada ni nadie, ni los horarios ni lo que haya que finalizar durante la semana, la revisión que tenga que entregar hoy; extraño poder sentarme en un enorme piso limpio a armar rompecabezas mientras a nadie más le importa; extraño el delicioso silencio que a mitad de la noche hace sublime la meditación y los aromas de cremas corporales relajantes sobre mí.

Y bueno, qué decir de lo siguiente, las cosas están así por algo; tenemos una razón de ser y para todo llegan los tiempos. Me he querido ocultar durante todo el año anterior en miles de excusas provenientes de no sé qué partes de mis pensamientos y emociones, el asunto es que estamos de nuevo en el inicio de una partida que, para alguien que gusta de ciclar sus metas y destinos, podría considerarse un nuevo punto de partida. Pero ya saben cómo soy de quisquilloso para eso de las fechas los números y momentos en mi vida, me gusta dejarlo todo en claro como algo fácil de recordar en mi memoria, por eso el día de mañana, 8118, lo tengo considerado como una fecha especial que ojalá me resulte en un año favorable, o al menos no tan catastrófico como lo fue el anterior.

Las letras, los números, las medidas, todo va a tomar su camino lentamente, para lo que fue puesto ahí, para lo que ha sido diseñado será lo que me de la fuerza y actitud y beneficie los mayores bienes, que son lo que busco cada día. Empecemos el año con actitud 8118. Bendiciones.

He vuelto, 2018

He vuelto, no en la forma en la que los tenía acostumbrados; lo hago de una manera distinta, habiendo dejado el tiempo suficiente para limpiar sentimientos en mi alma y mente y reiniciarme sin tener qué ver el hecho de que haya cambiado el año; quizá en un modo simbólico quería dejar la toxicidad del año anterior atrás junto con el mismo, o solo esperé lo necesario para respirar de nuevo.

El significado de mi vida está completamente ligado a las cosas que suceden a mi alrededor, y he tenido que invertir algo de tiempo para convencerme de abandonar detalles que en alguna forma me venían anclando a situaciones melancólicas y negativas; terminando el año con una depresión impresionante, deseando en primera cuenta morir o desaparecer del espectro humano antes de siquiera darme la oportunidad de abrir los ojos y agradecer por despertar a un nuevo día.

Las cosas que me ocurrieron en semanas anteriores no se las deseo a nadie; me gusta saber que tuve la oportunidad de seguir adelante y que finalmente logré terminar el año en paz conmigo mismo; cualquiera podría juzgarme por esa riña interminable que tengo contra mi propio yo, pero créanme que no hay sentimiento más placentero que mantener a raya ese lado lúgubre.

Y bueno, me he comprometido esta vez únicamente para conmigo, en secreto, en la comodidad de mi recámara; los avances que quiero alcanzar para mi situación no son necesariamente materia de opinión pública. Cosas malas y buenas pasan dondequiera, lo mejor es aguantar y seguir.

He escrito, claro que lo he hecho; pero como mencioné en el post anterior aquí publicado, había que aniquilar la versión pseudo-narrativa que venía presentando para dar lugar a algo mejor, al menos en mi perspectiva; y lo hice, claro que sí, continué con textos ahondándolos hasta convertirlos de una masa amorfa que eran a algo un poco más decente. No importa, las manos no me dejan en paz ni las ideas o los pensamientos me permiten dormir si no he descargado antes la saturación en mi mente.

Si se preguntan qué me ha pasado, bueno, les diré que tuve que ver morir algunos de mis sueños y anhelos para dar cabida a otras cosas, también fue necesario abandonar proyectos de distintas índoles para enfocarme un poco más; sigo en ello, no lo he terminado de hacer, pero me concentro en lo que tiene mayor vitalidad y elimino lo que no está funcionando o me ha estado desorientando.

Hace unos días escribí que probablemente el 2018 sea mi año más difícil a la fecha, pero en ese mismo texto afirmé que estoy más preparado que antes a afrontarlo. Que la paz, dicha y bendición colmen sus vidas, les deseo prosperidad y satisfacciones constantes. Hagamos que el año que augura ser terrible y complicado, se vuelva una experiencia digna de revivirse.

Extraño a quien pintó este cuadro, pero aprendí algo: "La energía (nombre del cuadro) no es algo que se contenga."

Filosofía

Filosofía moderna y vacía; había optado por escribir aquí cosas que fueran en cierto sentido, interesantes para mí o para quienes las leyeran, agarrándome de la premisa que en algún futuro incierto el volverme a leer revelaría consejos importantes que me harían ver la constante evolución de mi personalidad; qué equivocado estaba, creyéndome ideas todo este tiempo sobre algo que no me hace en ningún sentido mejor o más capaz literariamente que cualquiera que se queja del calor a mediodía en la costa o quien dice que hay mucho dolor tras la vejez.

De esta etapa he aprendido a dejar atrás este concepto que había estado utilizando por acá, y al cumplirse más de diez años de mi presencia en redes sociales, con gracia puedo confesar que no he hecho nada: Nada de malo, pero tampoco nada de bueno. Y la nulidad de mis acciones en cuanto a letras es lo que me ha dejado en este punto muerto. Es lo más sencillo del mundo escribir versos, crear poesía es facilísimo, las canciones solo bastan de un poco de inspiración o un corazón roto para salir a flote, y bueno, textos como los que aquí publico, cual diario de un empedernido, básicamente tiene la capacidad de sacarlos adelante cualquiera que respire.

Y así hay libros que venden de personas que se ven a sí mismas como superiores, cuán perezosos son esos fulanos, escribir consejos, notas al pie, mensajes de bendición, biblias enormes que salen gracias a la simple habilidad redactora adquirida en los primeros grados escolares, lo que nos vuelve mediocres; a mí personalmente me duele darme cuenta después de todo este periodo que nada de lo que he hecho público impacta o revela ligeramente quién soy, y lo peor, desata una tremenda cantidad de nudos imaginarios que me hacen quedar como alguien de personalidad múltiple, irreal, derrotista, absurdo y llorón.

Y así podría seguir diciendo una cantidad enferma de cosas negativas respecto a estas maneras de escribir a través de las que he viajado; pero al hacerme tan insignificante, la ingenuidad del sarcasmo, la burla o el cinismo no tienen nada más para mí adelante. Porque tirarse un pedo es menos efímero que escribir de esas maneras; que no se malinterprete, respeto lo que otros hacen con las letras, pero simplemente no es lo que está preparado para mí. El escribir solo porque me gusta lo puedo seguir haciendo de por vida, sin embargo, qué hay adelante en la espera de alguien que transcribe su día, pesar y pensar en un patético diario de bits que morirá antes que él mismo.

He sido juzgado de desequilibrado mental, de tener mucha maldad dentro de mí, de grosero, de pedante, de payaso, de arrogante, de mentiroso, de posesivo, de machista, de celoso, de gruñón, de egocéntrico, de estúpido, de tirano, eso al menos me he dado cuenta durante mi ciclo; y cuántos motes más puede la gente tirarme a la cara con toda razón si no tienen herramientas para determinar cómo soy completamente, si no se dan a la tarea de investigar qué es lo que estoy pasando o por qué he venido portándome de tal o cual forma; pero justificarme es igual que yo ponerme a juzgarlos por su manera de pensar, esa área es tan difusa que la persona misma que presume quererte hoy, por ejemplo, el día de mañana no te dirigirá la palabra.

Así somos, un montón de chatarra destartalada que no hace más que oxidarse con el paso de la edad. Y sí, bendito sea Dios nos vamos a morir, porque estamos tan dañados y somos tan perversos, que al cabo de más días en nuestras vidas terminamos siendo el resultado exponencial de aquellas cosas que en un principio detestábamos de nosotros, y tras reconocerlas como diferencias cualitativas, las convertimos en el desastre que al identificarnos no podemos abandonar por miedo a perdernos.

Entonces, no vengas a decirme que tú también "escribes" si lo haces como yo lo he hecho hasta ahora, pues no es más que experimentar el sumo contexto del volver letras tus pensamientos y sentimientos en desplantes de verborrea que magnifican experiencias propias plasmadas en versos, poesías, canciones o pensamientos profundos. Falso, falso eres tú, y patética, pretenciosa y pobre es tu capacidad de convertir ratos en notas, lo digo con toda sinceridad.

En vista de todo lo anterior, como he dicho en un inicio, yo mismo tengo que aniquilar esta versión pseudo-narrativa experimental de mí, para darle paso a algo más grande, inteligente y agradable, verdadera literatura; y para finalizar me quedo con la frase que leí hace un momento del buen Ruy: "si desaparecen las ganas de cogerte tu propio libro deberías ponerte a buscar otra historia". Hasta nunca, hasta siempre, hasta la muerte.

Opinión

Los errores van y vienen, y las motivaciones renacen siempre que eres capaz de soportar la pena de verte en la mañana al espejo y ser brutalmente honesto contigo; todo un "roast" de frases pasan por tu mente pero el destello momentáneo de una sonrisa que se asoma de a poco por entre los labios te vuelve a impulsar recordándote que no estás aquí para ser bien visto o aceptado por los demás, sino que eres tú mismo quien ha decidido amarse.

Y emprendes un nuevo viaje, ahora se trata de comprender qué has hecho bien, entre todo eso que la gente te acusa haber hecho mal; pues de la experiencia saber que algo de bueno debió haber quedado en ti. Y es así cuando decides amarte, no por aquello que has hecho o dejado de hacer, no por aquello que pudieras llegar a valer para la humanidad o tu comunidad, no por la influencia positiva o negativa que pudieras llegar a generar, no. Te amas porque sí, porque está en tu esencia, porque lo mereces.

Desde siempre he sido un individuo que respeta los puntos de vista de los demás, pero eso no me evita tener mi propia opinión de las cosas; no emitiendo juicios como tal, la gente que hace eso no sé en qué piensa, si al final todos somos harina del mismo huacal.

¿Qué ha pasado de nuevo en mi vida? Nada. Quiero entrar a trabajar a Oracle y me estoy preparando con revisar más a fondo las temáticas de programación y alimentando mis conocimientos, y si no entro, tampoco es que se acabe mi mundo de opciones, hay más oportunidades allá afuera y aquí dentro; porque si de algo tengo hambre siempre es de saber; sea tecnología, ciencia, cultura, arte, literatura, todo es bienvenido en este andar que he optado seguir.