Andar con Pincitas

¿Les ha pasado que se quedan en un lugar incómodos sin saber qué más hacer y lo único que les viene a la mente es revisar todas las redes sociales con la finalidad de que nadie los moleste? ¿A qué se debe este ensimismamiento esporádico? ¿Será a la baja capacidad para socializar? Antes, se decía de las personas que pierden el tiempo en dispositivos para alejarse de la realidad eran una especie de antisociales, hoy sé que son mejor descritos como asociales. pues es gente que sí respeta las normas de convivencia pero con costes más grandes de integración.

En mi mente miles de cosas ocurren antes de determinar en quién puedo confiar y con quién simplemente hay que andar con pincitas; no, no se trata de ser hipócritas, pero sí de habilitar ciertos límites para evitar herir posibles susceptibilidades o asimilaciones distintas; lo que es lo mismo, ser conscientes de que todos somos distintos y no andar por la vida obligando a otros a ser como nos gustaría que fueran.

A veces se me ocurre agradable encerrarme en mi habitación y ponerme a ver películas hasta que la noche llega; entiendo que eso es parte de mi falta de interacción con otras personas, pero también me doy cuenta de que ni mi humor ácido, ni mi sarcasmo innato son bien vistos antes todas las estelas sociales; ¿qué mejor que ponerme a tal vez leer o escribir, en lugar de observar y analizar a otros como un mero acosador más?

Porque me ha pasado, he sido víctima de esa etiqueta debido al interés alguien que me parece atractivo, pero eso no se vuelca en una enferma obsesión ni mucho menos, creo que ahí está la línea que delimita lo que está mal de la simple capacidad de exploración.

Por eso mismo también se me ocurre ocasionalmente salirme a dar la vuelta, a conocer lugares, a adentrarme terrenos que antes no con el fin de ubicar puntos importantes para futuras referencias. Hay cosas que me atemorizan un poco, pero conforme pasan los días la confianza crece en mí y en lugar de dar únicamente mil pasos a la redonda, daré mil quinientos o algo por el estilo.

Ah sí, he de mencionar que no me he sentido muy bien de mi sistema digestivo desde que llegué a la ciudad; es probable que la razón sea mi deplorable alimentación basada en comida de la calle y nada más. Tomo eso como un paso más en este proceso, agradezco infinitamente seguir aquí con bien, con la posibilidad desarrollarme profesionalmente y personalmente.