Si Lees, Corres Riesgo

 Estoy aquí una vez más, pasadas las tres y media de la madrugada, el ruido del aire afuera es intenso y delicioso para un clima como el que es habitual en Colima, se escucha una alarma doméstica de fondo, perros ladrando y carros a la distancia.

Mi mente está triste, me encuentro más preocupado que nunca antes en lo que va del año; las cuentas ya no me salen, veo cómo lentamente se termina este ciclo y sigo sin ser funcional para el entorno que me rodea. Apenas ayer me sentía esperanzado con volver a enrolarme en la vida laboral de manera útil, con tremendo fracaso como desenlace en la entrevista que me dio para abajo, y lamentablemente no puedo dejar de pensar en cómo se me fue esa oportunidad de las manos.

En ocasiones me gustaría no ser tan pasional con mis metas y permitirme fluir libremente entre lo que me rodea; de hecho, había venido haciéndolo constantemente durante las últimas semanas, sin cerrarme a oportunidades y dedicándome a proponer. Pero al final no depende únicamente de mí; la consecución de penas y el entorno han sido parte fundamental en mi lucha por continuar. Atrás quedó, muy lejos de mí, la versión que se sentía capaz de alcanzar sus sueños, ahora solo pienso en poder dormir mañana o al menos seguir pataleando para no hundirme.

Innumerablemente me he repetido la frase de "esto es temporal", conforme el tiempo transcurre y mi ignorancia queda evidenciada, esa temporalidad me aterra. Es desgarrador no poder apoyar a mis papás como quisiera, es tristísimo encontrarme en una localización geográfica casi todo el tiempo sin poder moverme y hacer algo por mejorar, por falta de recursos, y ahora también, conocimientos.

Lo que depara el día de mañana para mí no está claro, a este punto no sé siquiera cómo voy a iniciar el próximo año o si terminaremos completos el actual; por que obviamente ese es otro de mis miedos y una cosa que me desalienta. Nadie va a venir a ponerse en mi lugar, darse cuenta de lo mal que está mi situación y regalarme un millón de pesos para que vuelva a activarme, nadie la hará, y estoy consciente de ello. Así que el adeudo de mi casa seguirá creciendo, probablemente hasta la pierda; los otros pendientes económicos también, ahorcándome. Y mientras, muero lentamente, en la autodecepción.

Lo reconozco, es hermoso ver cómo algunos de mis conocidos y gente en mi entorno crece a pesar de la situación en la que estamos metidos todos; me congratulo con sus logros y al mismo tiempo me aflijo con la inexistencia de los propios. Sin viajes, recursos, negocios, talentos, nada. Es cierto que desde un inicio he admitido que cualquier posesión es vanidad, pero vivo en este mundo, aquí nací, en estos tiempos, es lógico que también quiera poder construir un poco para dejarlo a quien termine conmigo esta historia.

Para cualquier novela, por entretenida que sea, cuando el héroe cae de manera recursiva en un ciclo de inminente derrota, si no se aplica un "deus ex machina", todo se iría al caño. Bueno, así de cerca estoy de que este trayecto termine del mismo modo. Solo me queda un comentario más por hacer ahora, a los que estén activos: Sigan haciéndolo, los necesitamos más todavía. A los que como yo, no encuentran la salida: Sepan que tal vez caigamos en la desgracia, pero el golpe no será del todo culpa suya, vayan preparándose.

No les voy a predicar esperanza, ni les voy a decir que mañana será mejor, solo les aseguro que si están conscientes de que pueden desvanecerse ahí mismo, la inminente aceptación de la caída será un proceso menos doloroso. Porque cierto es que, como dijo Jobs: "Si vives cada día como si fuera el último, algún día tendrás razón". Abracen, rían, lloren, coman, beban, bailen, canten, lean, escriban, amen.