Divagando entre Pensamientos

Es medio desatada la idea que a media noche empecé a procesar en mi cabeza; a final de cuentas, se me hicieron las cinco y no pude dormir, más al rato seguramente lo consiga. El proyecto me resultó tan interesante que robó por completo mi sueño, pero llevarlo a cabo será posible hasta dentro de algunos meses y necesitaré el apoyo completo de mi hermana.

¿Qué está pasando en mi cabeza ahora mismo? De verdad, decenas de cosas. Es hermoso que llegue la motivación a la hora que guste, siempre y cuando como consecuencia, uno pueda seguir trabajando en beneficiar a otros y a uno mismo.

Estoy agradecido con las cosas que me ha tocado experimentar en la vida, estoy feliz de aquello que he alcanzado y me siento confiado a pesar de todo cuanto no he logrado. Quisiera confesar que mi decisión está tomada, pero obviamente sería mentir y adelantarme demasiado, requiero primero de la opinión externa que la luz del día me ayude a determinar y la de las personas involucradas. Pero estoy que reviento de gusto.

Mi plan de vida siempre ha sido dejar un poquito de mí a otros, así como he adquirido de bastantes personalidades durante mi existencia; ya saben, la dicha de dar antes que recibir. Y por ese camino es que estoy constituyendo mi nuevo plan; que de novedoso podrá no tener la gran cosa, pero de satisfactorio para quien redacta por supuesto que sí.

Vivimos en un mundo que está repleto de mentiras, donde todo busca cautivar con engaños. Estamos en medio de una guerra constante de rechazo y crítica mutua, en la que aquellos que optamos por la sana paz, aunque seguramente somos mayoría, tenemos una voz menos escuchada. Y está bien, desde ahí se puede asimilar la libertad de opinión basada en el criterio de cada uno.

Parezco estar divagando entre pensamientos... Esperemos que no sea así.