Desde el Desempleo

Ya saben, eso de creer en el éxito a cambio de nada no es lo mío; una de las cosas que he aprendido a lo largo de la vida es a invertir, a invertir continua y constantemente, amando brindar con generosidad cada que la oportunidad se presente, y es que, ¿qué belleza se puede encontrar en la vida cuando uno se dedica exclusivamente a uno mismo haciendo a un lado a todos los demás?

Creo que la existencia más allá de tratarse de seguir el camino de la verdad y el éxito, se encuentra en la hermosura de compartir; pues a quien sea a lo largo de la historia en el que uno coloque los ojos encima, nos deja esa lección clara. Desde los románticos hasta los atormentados, todos asocian su existencia al amor o la carencia del mismo.

Hoy vi un mensaje de "en linea" y no, no me desboqué en colocar un texto diciendo a ese alguien que el mucho daño que me hubo causado ha sido perdonado; pues tengo que ser honesto al confesar que ya no me genera ni un poco de dolor su memoria, por el contrario, fue una minúscula dosis de satisfacción verla ahí y notar alegremente que siga con bien. Está bien, está bien, probablemente estoy exagerando en mi cabecita el cuento, ¿y si el número simplemente pasó a pertenecer a alguien más? De verdad, no importa, qué dicha el solo saber que se conectó alguien con su número.

Tras cambiar mi foto de las redes sociales, actualicé también la frase que la acompaña: "Las cosas se ordenan tarde o temprano." Imaginen mi situación durante un minuto, fui despedido de un excelente puesto que estaba acompañado de un grandioso sueldo al inicio de año, después, durante el pleno de mi búsqueda laboral caí enfermo un par de ocasiones, lo que provocó que redujera la constancia de mi esfuerzo por encontrar empleo, a partir de ahí forzado por la cuarentena he tenido que pasar el tiempo encerrado en un lugar donde el calor me hace complicado estudiar, e incluso leer para prepararme esperanzado en futuras entrevistas y meterme durante horas a navegar localizando opciones.

Con eso en mente, jamás pensé sentirme tan bien como me siento ahora; financieramente no dependo de una nómina, sin embargo el recurso no deja de fluir; los beneficios por actividades independientes que me llegan son bien recibidos y claro que los agradezco, pero no me siento limitado a probar las mieles del emprendedurismo, de hecho, estoy sumergiéndome en la exploración, análisis y ejecución de mi algoritmo de manera más constante, de modo que cada vez es más valioso, lo digo con satisfacción. Con lo anterior no quiero decir que pretendo "dejar de trabajar", para nada, simplemente el ser empleado se ha convertido en un objetivo secundario a alcanzar de forma complementaria a lo que ya me brindan mis proyectos actuales y estoy completamente abierto a empezar de cero en un lugar que me apasione sin importar que el monto de la paga suponga austeridad, antes que venderme caro y ser alguien que no quiero.

No mentiré, no quiero volver a alejarme de mi familia durante meses; los amo demasiado, le otorgan una energía importantísima y optimismo potencial a mi existencia. Estoy abierto a conseguir puestos en Guadalajara porque me fascina el entorno laboral y el clima que hay por allá, de ahí en fuera, viajar más lejos resultaría para mí más agotador que benéfico; pues como cuando me fui a CDMX, me sentiría desolado, frustrado, deprimido, ansioso y vacío al no tener alguien que todo el tiempo me animara a no desistir. Ellos son el núcleo de mi formación, son lo más valioso que tengo, y siempre quiero estar disponible para compartir tiempo a su lado.