Hacer un Viaje

Me siento en medio de una competencia absurda, me queda claro que es cuestión de egos y que el mío propio no deja de pensar que escribo mejor que la chica a mi lado. Lo sé, lo reconozco, es algo interno que limita la interacción humana, pues desde mi irónica percepción de todo, si tuviera la fuerza de redactar de amor ya lo habría hecho.

Cabe mencionar que la tensión se encuentra presente; es probablemente unos diez años menor a mí, pero eso no le quita un ápice de atractivo a mi parecer. Quisiera ser valiente, acercarme, hablarle desde la parte más genuina de mi corazón e invitarla a salir. Quizá hoy sea la última vez que la vea en mi vida, ojalá fuese el valiente héroe del que siempre escribo; pero no, soy un cobarde más tratando de existir.

Verla obsesionada colocando letras en papel me mueve intensamente el interior; me invita a pensar que tal vez sea de las mías y lo más hermoso debería ser no alejarla nunca de mí. Sueños nacidos en corazones dolidos, muerte inminente a los mismos es la realidad.

Trabajaba intentando descubrir quién soy, entre mis tácticas, conseguí nada. El miedo siempre hace presencia en donde se encuentran los nerds. Y si mi vida no fuese tan miserable, seguro me habría servido de hablarle con autenticidad... No ocurre, decepcionado estoy en gran medida de que esos temores se hagan presentes cada que deseo mostrarme como soy a alguien, porque en lo más profundo de mi alma, estoy consciente de que podría ser más atractivo.

¿Qué más da? Estoy a punto de salir de viaje de regreso a la ciudad de mis amores; el año y medio que viví fuera solo obtuve decepciones y una vida sin éxitos presumibles; ni hablar, parte de aprender.

En definitiva dejo atrás un periodo de mi existencia lleno de debilidades y penurias; quisiera entregarme a los brazos de la pasión literaria con todo mi ser, pero también comprendo que hay daños dentro de mí que necesitan ser sanados primeramente.

Lujos sobran para los que tienen dinero; escribir “al vuelo” podría ser un don que no cualquiera posee. Es fácil, cuando quieres decir un millón de cosas y has pasado la vida entera cerrándote a la vida, dañando lo único de lo que eres medianamente dueño, tu propia persona.

Estaré aquí escribiendo hasta que se llegue el momento de irme. Si acaso Dios me diera razones de fuerza para continuar; pero todo aparenta ser un juego de estrategia, cuando creo que estoy avanzando para conseguir el éxito, llega y mata mis ilusiones de tajo. Y está bien, hasta de eso he aprendido una y mil veces.

Mi vuelo llega en los próximos minutos. Es tiempo de analizar hacia qué puerta he de aproximarme. El horror, la indiferencia y el descaro; quisiera tener los suficientes para sincerarme, y no sucede. Tan solo estoy aquí tratando de demostrar al mundo que existo, pero me mantengo igual, tan gris como siempre.

Sus ojos y manos además del color de su piel me invitan como persona; causan presión en mi interior recordándome que en definitiva no soy tan patético... ¡Escribe imbécil! ¡Escribe! Me dice mi yo interior, el hasta hoy conocido como mi peor adversario.

Y hará frío.
Después calor.
Renegaré del tiempo como reniego del dolor.

Desde la íntima presencia de un romántico empedernido, se muestra un hombre que es capaz de todo por amor. Ridículo, posiblemente, meloso y teto, desde la percepción de algunos, o bastantes... Números más, números menos. Lo cierto es que he vuelto a escribir algo aleatoriamente y me he gozado haciéndolo.