Involucra Pasión

Crecer en un proyecto no es sencillo, depende en gran medida de no rendirse nunca; quisiera poder decir que de la noche a la mañana vamos a ser capaces de encontrar el proyecto, de producir el artículo o de explotar la capacidad que nos sacará de pobres y de la cual nos podremos colgar de ahí hasta el último de nuestros días siendo felices y teniendo libertad financiera; pero no es así, la sociedad moderna está constituida a partir de símbolos de consumo, la oferta, la demanda, la producción, la productividad y los sueldos son las reglas que nos rigen desde el primer momento en el que entramos en contacto con la "necesidad".

La única solución plausible para los que venimos desde abajo, es no rajar y continuar picando piedras con la viva esperanza de que al menos, aquellos que desciendan de nosotros no padezcan las mismas carencias por las que hemos andado. No es queja, que quede claro; solo introspección y análisis del continuo desarrollo que he experimentado desde el momento en el que opté por colocar énfasis en invertir en la figura socialmente funcional más próxima que estuviera a mi alcance.

Actualmente me encuentro esperanzado en recuperar camino que se ha fragmentado desde que caí en el desempleo; debo reconocer que lo que he hecho ha sido trabajar de forma independiente en modelar un medio que ponga a mi alcance recursos, cual si fuera un sueldo, proveniente de fuentes independientes: Labores freelance principalmente. Hasta ahora llevo una promoción de voz a voz únicamente sobre mis actividades y servicios, aquellos que considero amigos, son los aptos a recibir los beneficios de tenerme trabajando para ellos, porque me gusta ser agradecido con quienes me han dado la mano desde el inicio de mi maniobra de desempleo.

Curiosamente, mi mayor conflicto actualmente es la carencia de un lugar cómodo para ponerme a producir; incomodidad aunada obviamente al hecho de que Colima goza de un clima cálido constante y eso sumado a mis desvelos por ausencia de "algo" se vuelve un pequeño conflicto interno, que he de mencionar, cada vez es menor.

Pero de eso se trata la vida, de despertar cada día esperanzado encajar en el entorno, de dormirse un poco más tarde de vez en cuando por darle vueltas a ciertos proyectos en la cabeza, de organizar números, programar líneas de código, resolver un problema, meditar una preocupación, llorar una aflicción, sonreír ante un recuerdo, salvar una materia, escribir un cuento, contar un chiste, planear un viaje, recordar en oración a un hermano.

Cada día se camina un paso a la vez por una carretera que nunca vamos a dejar de avanzar, hasta ese momento y en ese lugar, es que seremos capaces de ver durante un instante al pasado y podremos advertir lo mucho que hemos andado. Cualquier cosa que hagamos, por pequeña e insignificante para los demás que parezca, involucra pasión, y debemos amarla.