De Robos y Préstamos

¿Qué estás haciendo? ¿Trabajar para pagar tus deudas y así poder tener mejor vida? ¿Endeudándote para que tu vida sea un poco menos austera? Si por mí fuera, estaría escribiendo esto en papel, en algún viejo escritorio, con la tranquilidad de no deberle a nadie... Pero no ha podido ser así. Mis papás me criaron bajo la cultura del "crédito", que hay que pedir a plazo (y pagar mucho más caro) para hacerse de un patrimonio.

Estoy harto, no deseo continuar de la misma forma, pero sucumbo ante la presión social. Que si la casa en Infonavit (peor inversión en la historia de mi vida), que si el préstamo para pagar deudas (las cuales seguramente ya habría pagado), que si el nuevo regalo... En fin, mi asunto no es contra ellos, porque a su vez traen una formación proveniente de sus padres, y así sucesivamente.

Mi queja es en contra de la manera de funcionar del sistema, por cómo te exprime a más no poder desde que tienes capacidad de realizar pagos; y si más te interesa desarrollarte, si un sueldo mejor consigues, más es la porquería que te cae encima en cuando a responsabilidades.

La belleza de ser menor debería de provenir de ese sitio, de la libertad de poder ser tú y que nadie esté hostigando por el pago de la renta, el servicio de teléfono o luz, por el gasto semanal en abarrotes o los egresos de transporte y alimentación. Me siento fastidiado, haberme venido a vivir a la CDMX ha sido una maravillosa inversión, pero me ha dejado con bastantes agujeros financieros.

Desde tener que mudar mis pertenencias entre la ciudad en la que vivía y mi ciudad de origen (lo cual tuvo un costo), hasta volver a hacerme de una que otra cosa acá donde ahora estoy. Es un fastidio. Quisiera vender todo lo que poseo y comenzar de cero, pero esa también sería una pésima decisión. Así que no sé qué hacer. Lo único que me queda es venir aquí y vaciar mis frustraciones.

Pues ha sido increíble que hasta mi ropa interior me hayan robado más de una vez; o sea que no se puede confiar ni en los vecinos, mucho menos en personas extrañas, ajenas a uno. ¿Hasta cuándo voy a dejar de pagarles a otros por sus pillajes? Estoy cansándome de llegar y contar mis posesiones al final del día para saber que empecé con una o dos más el inicio del mes y ahora simplemente se han ido.

¿Y mudarme es opción? Lo es. Pero tampoco tengo idea de qué tan buena sea. ¿Irse de Guatemala para llegar a Guatepeor? Terrible. Solo me queda darle vueltas a los sucesos entre desvelos que me impiden descansar y alejan la felicidad un poco más de mí. Todo por no provenir de nicho dorado, por venir de una instrucción en la que lo que tengas te da cierto valor, cuando no es así. Me angustia. Porque ni siquiera mi personalidad es acumuladora; más allá de mis libros, que son lo único que puedo considerar medianamente valioso de aquello que se considera "mío", lo demás esté o se vaya me tiene sin mayor cuidado. Pero es distinto levantarte una mañana y saber que no te queda ropa limpia porque de la nada ha desaparecido, se ha esfumado, o alguien descaradamente se la ha robado.

Y como postdata: He de mencionar que de vez en cuando me acuerdo de todas esas personas a las que les he hecho favores o préstamos que me han bloqueado de cualquier red y han desaparecido de mi vida (que han sido decenas), espero encarecidamente que la historia les pague como ellos han hecho conmigo y que tarde o temprano el estafador resulte estafado. Aunado a eso, que el karma positivo del que me han venido cargando, llegue pronto incontable y sin precedente y me haga sonreír eventualmente, por haber hecho el bien a otros, sin importar que ellos abusaran de mi misericordia.