Batalla Constante

Vivimos constantemente en medio de una batalla contra nosotros mismos en la que no hay un vencedor. Nuestro ego nos mueve a creernos capaces de todo lo que nos hemos propuesto, al tiempo que el entorno con sus duros golpes nos hace entrar en razón y darnos cuenta que la realidad es mucho más compleja que el solo "desear". Los argumentos para justificarnos son inválidos, actuamos bajo criterios, convicciones y vanidades personales, porque claro, no queremos afrontar la responsabilidad que conllevan las malas decisiones que tomamos; preferimos defendernos o volvernos víctimas antes de soltarle la cruda verdad a quien nos ve al espejo, pues somos débiles, y en nuestra humana debilidad abrogamos las leyes que antes nos pusimos para seguir coexistiendo, pues a largo plazo de eso se trata todo, de la mutua tolerancia que existe entre nuestra parte más ambiciosa y la conformista. En un punto caemos en cuenta que no hay ni habrá nada más relevante y trascendente que el amarnos, tolerarnos y respetarnos, y cualquier mérito por pequeño que sea siempre traerá consigo recompensa en agradecimiento a la ejecución sinérgica y armónica de las partes que nos otorgan razón de ser.