Intentos Fallidos

Cuatro de la mañana, tras un par de horas sin sueño, es hora de escribir algo. Música de fondo. Hablando del mundo financiero, reconozco que hay mejoras desde la última vez; con respecto a mi estilo de vida y mi situación emocional, también he de decir que se ven mejores contextos; bendita vida que siempre enseña a través de los días.

No les conté que un día tuve el demencial sueño de plasmar texto para publicar en un formato distinto, pero cada que leía los extractos redactados, me quedaba con la noción de no ser lo suficientemente bueno, y pasaba al siguiente; así completé cerca de un centenar de pequeños relatos, que si bien no son lo más magnífico que existe, me sirven para adentrarme en mis propias letras y constituir un estilo propio.

Es real, aprendí a la mala que todos somos capaces de escribir hasta que tenemos que ponernos a hacerlo con responsabilidad; pues las ideas fallan, las conexiones no nos terminan por agradar completamente, se desvían los hilos conversacionales y la historia puede no terminar siendo como la planeamos al inicio. He estado ahí, un poco frustrante de hecho, lo satisfactorio viene después, cuando te sirve como material para ser citado o reutilizado en un producto más grande y mejor trabajado.

No soy de abandonar los sueños tan fácilmente; a veces cayendo en el tema de la incompetencia, tardo una cantidad considerable de tiempo en subsanar el camino pero ya sea por empezar de nuevo o reintegrarme al paso, generalmente continuo haciéndolo. Es básico el autoanálisis si uno no quiere morir en el desprestigio que el olvido supone.

Pasa que viviendo en medio de una generación de quejumbrosos y resentidos, gente fácil de ofender, tampoco es sencillo dramatizar o ridiculizar textualmente por provocar reacciones innecesarias cuando el deseo mayor del redactor es plantear una experiencia satisfactoria de lectura que mueva al sujeto por un recorrido grato de anécdotas interesantes y bien estructuradas.

Pero, ¿cuánto hace que no escribo nada? Suficiente tiempo como para creer que estoy perdiendo la capacidad y oportunidad de conseguirlo. Pero como he dicho antes, cosa es de reorganizarme y apartar un poco de energía en favor de describir el collage de personajes que aparecen en mi mente y los eventos que en mis pensamientos ocurren para convertirlos en una aventura digna de contarse. Aunque por lo pronto, cero y van cien intentos fallidos.