De Algoritmos y Temores

Hay ocasiones en las que la cabeza no te da para más, te tienes que aguantar. Hoy estoy por probar un algoritmo en pro de verse beneficiados mis recursos; no es tanto con afán de hacer dinero simplemente, mi principal intención es brindarle un poco de atención desde una perspectiva distinta a la programación. Para mayores beneficios a futuro.

Mañana comienzo con el primer fin de semana de pruebas; basado en la estadística analizada, en la región específica, tendría que existir un beneficio porcentual de un décimo, al haber finalizado el primer mes. Soy amante del número catorce, así que no veo mal iniciar en ese día mis experimentos.

¿Y si funciona? Bueno, si funciona, estamos hablando de que en uno o dos años, podrá ser suficientemente competente mi algoritmo para mantenerse a sí mismo, y darme a cambio algo de lo cuál agarrarme para seguir creciendo.

Porque no, el plan no es únicamente amasar dinero, eso es sorprendente que algunos lo tengan como meta; para nada mi deseo. Yo lo que quiero es poder ayudar a las personas que me rodean, y mientras más sea capaz de producir, más me será posible beneficiar a otros: Que al tío endeudado hasta las orejas desde hace años, que a la prima con ideas de negocio que no puede colocar debido a la carencia de recursos, que al amigo inteligente en su nueva empresa como impulso, etcétera.

¿Y si no se consigue un beneficio real? He de confesar que no soy de rendirme. Lo que probablemente suceda (apostaría), sería pulir mi algoritmo para volver a intentarlo más adelante. Y de hecho, ustedes no están para saberlo, pero éste mismo código ha fallado dos o tres semanas atrás en su versión beta.

En fin, no tengo idea de la razón por la cual anoté esto aquí, supongo que quiero tener presente la vez que "traté" sea o no que el asunto termine con éxito. Digo, cada vez me vuelvo menos temeroso ante el fracaso: Perder unos cuantos miles, solo me da la percepción de que "al menos lo he intentado".