Mala Influencia

No he dormido bien. Siempre es mi culpa, volviéndome a refregar en la cara lo mal que lo he hecho, imaginándome escenarios en los que "de haber conseguido" tal o cual cosa, mi vida funcionaría mejor.

Pero no ocurre todavía; de hecho, la inseguridad se ha apropiado de mi mente a un nivel en el que es difícil creer que volveré a sentirme pleno y libre.

¿Por qué esa necedad al tratar de ser quien no soy con el solo mérito de buscar objetivos impropios cuando lo único que queda medianamente funcional en mi interior es el ímpetu fugaz por de vez en cuando volcar en letras escritas mis deseos?

He pasado una vida queriendo demostrar que puedo ser funcional; pero soy consciente de que las áreas en las que podría sentirme "fuerte", por llamarlo de alguna manera, son aquellas que menos apreciación popular tienen.

Aunado a lo mencionado con anterioridad está el hecho de que mi carisma está prácticamente muerto; pues hace tiempo que dejé de creer en todo lo que me rodea ya que sus incontables mentiras me defraudaron consecutivamente hasta volverme un difunto andante.

¿La vida trata realmente de eso? ¿De encontrarte a ti mismo y aquello que te haga feliz? Si es así, es una pena; porque la he pasado anhelando servir y ser bueno para los demás, dejándome a mí mismo al final de la cadena.

Complementando, está el hecho de que este tipo de textos a nadie le convienen, funcionan o gustan; y sentir empatía por el miserable (a excepción que sea para mostrar la conmiseración públicamente y quedar como alguien misericordioso) es algo que la mayoría evitan.

¿Por qué dedicar mis letras a mujeres hermosas que han destrozado mi corazón en pedazos? ¿Por qué continuar amando los momentos en los que hubimos estado cerca mutuamente? ¿Por qué esmerarme en encontrar la mejor versión de mí para que una de ellas, las comúnmente llamadas "fuera de mi liga" me voltee a ver y me deje disfrutar con pasión desatada su sensualidad?

Es imposible. Las palabras que son consecuencia del dolor en el alma siempre serán motivo de pena ajena; e identificar a alguien que carece de la fortaleza necesaria para sobrevivir sin hacerlo es para la mayoría una necesidad inminente.

La gloria de los pobres está en encontrar a otro igual o más pobre que les brinde un poco de admiración; de la misma manera, alguien como yo, tendría hace tiempo que haberse dejado de estupideces, justificando la necesidad de compañía, hacer lazos con alguien, quien sea, de las características que fueran, sin filtros, sin estereotipos, por mera empatía, para así tener finalmente pareja.

¿Qué pasa en mi interior que la sola idea de hacer algo así me parece aberrante y vomitiva pues no estoy dispuesto a herir a alguien para solamente suplir detalles fisiológicos en mí?

Además, el transcurso de mi historia siempre ha sido para entregarme tal cual soy cuando amo; y siguiendo esa premisa, sería imposible mentir a otros al tiempo que soy honesto conmigo.

¿Qué pasa con todos esos detalles y defectos que me hacen a la percepción de algunos "mala influencia"? Realmente no niego que alguien puede haber que juzgue de esa forma mi persona; parte porque pueden no conocerme, parte porque podrían conocerme perfectamente.

Soy pacifista en tierra de guerras. Mis ojos admiran la hermosura. Mis manos desean todo el tiempo superficies que las hagan percibir texturas verdaderas siendo bienvenidas. En fin, probablemente nunca lo sepa, quizá nunca consiga estar cerca siquiera de quienes realmente me gustan.