La Misma Promesa

19 de agosto... Acabo de darme cuenta que la historia de mi vida se encuentra justo a tres años de distancia de haberme propuesto alcanzar un logro particular: Bajar de peso.
Tres meses después, el 20 de noviembre de 2016, pesaba treinta kilos menos.

¿Qué me pasó? ¿Por qué me di por vencido?
Soy un ser que requiere armonía en su vida para que las cosas fluyan como es debido; en aquel entonces encontré a alguien que me suponía un beneficio motivacional bastante fuerte, me llenaba de energía y me brindaba bríos constantes; me encontraba en la cúspide de mis deseos y honestamente sentía que era capaz de muchas cosas.

Conforme el rechazo llegó, el fracaso incrementaba, y mi percepción de la realidad se volvía más cínica, más agresiva para conmigo mismo, más inquisitiva. Pasé del colocar los pies sobre la tierra a darme de bruces contra el piso constantemente; me dejé consumir por mis miedos y abracé mi ignorancia como bandera. Estaba decidido a volverme el repugnante ser que una vez me consideré al mirarme al espejo, puesto que nadie estaba dispuesto siquiera, a compartir palabras alentadoras conmigo.

Todo eso que cuento es verdad, desde la dañada perspectiva de alguien que vive el desamor exponenciado; no es que mi familia o amigos no estuvieran ahí para apoyarme, es que yo me encontraba cegado por el autodesprecio.

Una y otra vez me he dicho desde entonces y pasado el tiempo: "Sé que puedo volver a conseguirlo", sin éxito alguno. ¿Qué me pasa actualmente que no encuentro la fuerza motivadora que me permita lograr un reto que una vez fue factible?

Pasa de todo... Sigo ávido de alcanzar armonía interna, pero la tentación que el autoflagelo supone es enorme; además, el miedo no cesa de acosarme día y noche, los malos hábitos tienen sujeto por el cuello a mi potencial. Y honestamente, las mentiras rodeándome cuál depredadores con supuestas voces de sinceridad no hacen más que aminorar mis ganas de mostrar cualquier capacidad.

Así, paso de ser alguien a un total don nadie; un gris oculto tras un árbol en el sendero de la oscuridad, un transparente en medio de la comunión con los congéneres, un número más en el infinito de posibilidades; sin estar roto por completo todavía, con mis funciones de vez en cuando brillando un poco, pero dormido, inactivo, inexistente.

Hoy, tres años más tarde, me vuelvo a hacer la misma promesa: Esta vez sin apoyarme en nadie, sin creer en nadie, sin pretender ser nadie, sin afán de agradarle a nadie, sin intención de compararme con nadie; esta vez en completa sinceridad y consciente de mis debilidades me quiero prometer que en tres meses, habré logrado un cambio, esta vez permanente.