Escribir Poesía

Me quedan las ganas de escribir poesía, pero es que no la entienden, en estos tiempos no se esfuerzan por sentir empatía.
Me sobran las metas en la vida, pero el solo hecho de recordar su ausencia, hace que mi cuerpo sufra, que mi alma llore, que las noches pasen por mí con indiferencia.
Me falta la motivación para despertar mañana, para sentirme vivo nuevamente, para leer un poco y terminar pendientes.
Me gustaría encontrarme con una versión antigua de mí y decirle que tarde o temprano, la enfermedad se aleja, la toxicidad desaparece, el amor propio con la debida dedicación florece.
Me hace mella llegar a la media noche en completa ausencia, sin hablar con nadie, sin sentir cariño, viendo morir lentamente en mi interior al niño.
Me duele la cabeza, el ardor en los ojos es constante; la ansiedad mi libertad está absorbiendo, el miedo es un bribón, estoy envejeciendo.