Objetivos Claros

Ya va siendo tiempo de anotar qué propósitos cumpliré el año entrante, lo he pensado mucho, tras planear de una y mil formas tendré que dedicarle un rato a poner en papel mis ideas antes de que se me ocurra siquiera compartirlas. Como he confesado anteriormente, desde antes de iniciar la etapa actual, lo esperaba como una de las más difíciles para mi vida, no porque estuviera programándome, sino más bien por el hecho de que un número determinado de decisiones erróneas provocó que cayera en una constante de penurias que pasados los días me iban a retornar factura.

Una tras otra de aquellas malas determinaciones, en parte por del poco autoestima durante el periodo, en parte por los escenarios oscuros por los que transitaba, dieron como resultado mi actual estado. Dejando de lado el punto de vista estético, económicamente también he venido atravesando un entornó frío colmado de abruptos momentáneos que sin duda me hicieron recapacitar acerca de algunas malas inversiones que he hecho.

Aunado a lo anterior, está el asunto de la salud, que los desvelos muy comunes durante los primeros tres cuartos del lapso, la pésima alimentación y la ansiedad acumulados, llegaron a propinarme una golpiza emocional haciéndome caer desenfrenadamente en un círculo vicioso de no dormir, comer mal, estresarme y estar de un humor terrible. Todo lo descrito se ha incrementado en el ciclo en curso, puesto que ni tardo ni perezoso he tomado cualquier indicio negativo como excusa para seguir victimizándome.

Lo sé, es bastante común que mi opinión de las víctimas sea tal, sobre todo por la búsqueda de aceptación cuando expresan demasiada autocompasión, que parece ridículo que confiese que yo mismo me he encontrado un montón de veces en el mismo lugar; pero tiene que comprenderse que nadie conoce más a un mártir (por experiencia al menos) que quien ha estado en el mismo lugar, y por consiguiente, distingue que la forma de salir de los complejos es haciéndoles frente con valor y virtudes.

También está el hecho de que me interesa seguir aprendiendo, al día de hoy no me han dado continuidad de las dos conversaciones que tuve la semana pasada con un par de empresas; como dije en aquel momento, lo reitero, me encuentro muy bien en mi trabajo y no estoy en búsqueda de algo más, pero nunca me cierro a escuchar propuestas, pero los cambios que deben venir a mí están a punto de comenzar desde el interior, gracias a que poco a poco se presentan condiciones propicias alrededor que fomentan una mejor calidad de vida.

Por cierto, ya tengo algunas herramientas en las manos para poder efectuar mi labor de actualización estructural, con objetivos claros en mente, alcanzables en intervalos específicos (semanales, mensuales, trimestrales y anuales), que ayudarán a nutrir aquellas áreas en las que había carecido un poco de constancia y sustancia.