Analizando mi Vida

Hace rato, me preguntaba por qué me es tan difícil entrar en alguna relación con alguien que me llame la atención; y sí, probablemente la mayoría de gente que me conozca imaginará que es porque soy muy quisquilloso en cuanto a gustos, y lamentablemente no tengo un aspecto para ponerme esa clase de moños. Pero analizaba mi situación más a fondo, quería comprender realmente qué me sucede, porque aunque ese par de razones tienen suficiente peso para frustrarme en soledad toda la vida, lo cierto es que tenía la certeza de que había algo que faltaba identificar y creo que lo he conseguido.

Para empezar, he de mencionar que me gusta generar lazos fuertes con las personas a las que estimo y considero amistades; es por ello que mi círculo cercano podría entenderse como algo muy pequeño; sin embargo esa gente sabe que yo haría por ellos casi cualquier cosa, y estoy convencido de que sucede lo mismo de manera inversa.

Soy un ferviente opositor de la hipocresía y las mentiras, por eso quienes me conocen saben que prefiero guardar silencio cuando algo no me compete en cuanto a opinión, pero no tengo reparo en ser genuinamente honesto cuando solicitan o requieren un consejo, un punto de vista veraz, o una forma dura de observar la realidad.

Por lo anterior una de las cosas que se me complican es interactuar con grupos grandes a la vez. No soy un hombre de fiestas, ceremonias, parrandas, cotorreos multitudinarios, conciertos, eventos masivos, ni demás situaciones en las que aquellos socialmente más capacitados se mueven como pez en el agua.

Todo lo anterior mencionado me lleva a poseer una personalidad muy selectiva; sin embargo aquellos que amo están conscientes de que lo que siento por ellos es real. Curiosamente y en parte debido a lo anterior, soy tremendamente bueno tratando a la gente desde una perspectiva individual, no tengo problemas en conocer, adentrarme, entender e incluso ser parte de la vida de los que van agregándose a mis seres queridos. Me sincero completamente y soy tan transparente que pueden saber desde mi sueño de la noche anterior, hasta cómo es que mis errores del pasado me han instruido a sentirme mejor conmigo mismo. No tengo miedo a expresar lo que siento, en lo que creo, con qué me identifico y hacia dónde quiero andar. Soy como algunos dirían, un libro abierto.

Eso, en entornos donde hay conjunción de puntos de vista obviamente es un arma de doble filo; puesto que habrá quienes de inmediato se identifiquen con mis vivencias y modos, como quienes crean que soy un farsante, petulante, egocéntrico y demás adjetivos calificativos hirientes. Y posiblemente tengan algo de razón, porque están en una perspectiva diferente a la mía y sus percepciones de mí, en parte, tal vez debido a su experiencia, surgen a partir de lo que están escuchando, viendo e interpretando en el momento.

En suma, empatizar con alguna agrupación me es terriblemente complejo. Ahora, regresando a la proposición inicial de mi argumento, cuando uno ingresa en una relación, no lo hace con una persona en solitario, esa persona en cuestión carga consigo hermanos, padres, demás familiares, amigos y un sinfín de gente cada uno con un universo independiente de pensamientos, manías, sentimientos, fobias, principios e instrucciones; a los que sin duda conocer de uno a uno podría ser asombroso y fascinante para mí, pero en conjunto se vuelven un escenario aterrador.

No conozco cómo piensan los demás, pero obviamente intentar aceptar y responsabilizarme cada vez más de la persona que soy es mi mayor tarea. Sé que he fallado en demasía, que no soy ni una fracción de los que objetivos en mi mente, me arrepiento de no tener las capacidades de otros a la hora de interactuar, pero me alegro mucho de finalmente darme cuenta de este hecho. Si alguien lee esto: Sí, me gusta tener amigos; claro, es muy sencillo que me caigas de maravilla y entres entre mis consentidos; y por supuesto, eres bienvenido cuando gustes a este corazón deseoso de afecto y a este par de brazos extendidos a la lealtad. Un abrazo.