Mexicano

Mexicano, que te gozas del éxito ajeno, que vives entre el fracaso diciendo lo mucho que quieres llegar a crecer, que haces como si hicieras y piensas como si fueras quien no eres. Basta ya de tanta cobardía a realizar las cosas por tu cuenta, basta ya de proponer excusas ante los retos que enfrentas.

Decide hacer y haz querido amigo, no te esperes a mañana, no ilusiones un destino. Si te toca, te tocaba, si es tuyo lo merecías, deja ya de fastidiar a todos con aquello que suponías.

Querer ser no lo es todo, hay que invertir tiempo y capacidad en ello; hay que revolcarse en el lodo y sangrar un poco las rodillas, hay que luchar contra gigantes y atravezar horribles muros. Si lo que quieres es ser un digno representante de lo que piensas, hazlo y deja de decirlo.

El mexicano se maravilla en la gloria; tanto en la propia como en la ajena, no es tanto que merezca obtenerla, más allá de la satisfacción de lograr, para el clásico, lo que importa es que otros lo sepan. Gran error, no hay proeza en el hacer en busca de obtener las palmas; quien lo logra por lo bajo, en lo oculto, para sí, ése merece ser llamado verdadero mexicano y ese obtiene el éxito que merece.

No hay comentarios.

Publicar un comentario

Se agradecen tus comentarios.