Enfrentamientos

¿Qué les puedo decir que no sepan ya? Me he tardado mucho en escribir porque había estado poniéndome al día con mis lecturas. Dedicarle tiempo a leer tal vez no nos vuelve mágicamente mejores personas, pero si lo hacemos gustosos, podríamos entender un poco más lo que sucede alrededor, y la capacidad de comprender a otros mis queridos amigos, para mí, es automáticamente una forma de estar mejor con nosotros mismos y con lo que nos rodea.

Ha sido un periodo de tiempo de adaptación complicado; difícil en el sentido de reconocer fallos y trabajar sobre ello, no porque los demás me lo impidan. De hecho, he llegado a darme cuenta que cada una de esas veces que he reprochado con argumentos probablemente factibles los sucesos no positivos que me rodean, solo han sido justificaciones de una mente frustrada hablando.

Gracias a lo anterior tuve a bien acercarme a la única persona que sin importar en dónde me encuentre estará conmigo, ponerme a cuentas y explicarle lo mucho que me aterraba quedarme sin nadie más. Descubrí entonces que esa incomodidad tenía nombre y apellido, pues era yo mismo. Había que trabajar en aceptarme y reconocer mis fallos, pero ya no como reclamo, ni como excusa, más como una distinción de tanto aquello que estaba mal en mi camino como lo que había resultado en algo positivo.

Me regalé una sonrisa y el gusto de un par de palabras de aliento: puedes estar extrañando a todo mundo, me dije. A tus amigos y familiares. Pero sabes, esto que haces es agradable si quieres eficientar tu funcionar; atrás que queden las promesas vacías y los sueños inalcanzables, es momento de observar en dónde estás parado, tomar la lección contigo, brindarte un poco de afecto y dar pasos.

Nuestras luchas más violentas las tenemos cuando nos enfrentamos a nosotros mismos; la explosión de los complejos, la definición de las debilidades y la exposición de los defectos no tienen la misma intensidad para el ojo ajeno que para el propio; de hecho, he conocido gente a mi entender perfecta que emite juicios desgarradores para sí, impidiéndole sentirse en plenitud como consecuencia. Tranquilos, hay que relajarnos, recordemos que desde que llegamos aquí, el andar de nuestro ser interior es de continuo a mejorar. Y el peso de la depresión y ansiedad, no son otra cosa que alertas inminentes cuando parece que no le hacemos caso.


Cartas Sobre la Mesa

Un día vas a colocar todas tus cartas sobre la mesa, observarás tus opciones, sonreirás por los lugares que has andado, las dificultades que has superado y las personas que han hecho mella en tu vida; voltearás al pasado pero no de una manera nostálgica ni evocativa, más como alguien plenamente consciente de las bendiciones que has recibido, reconociendo que sin duda alguna ha habido crecimiento y logros durante el proceso.

Mientras tanto, habrás abandonado costumbres que te hacían daño, como la negativa opinión propia; recordando que dijiste "muchas gracias" y continuaste tu camino ajeno a aquellas personas que pretendían arrastrarte a su vórtice temporal de toxicidad, sin duda esperaste que eso produjera algo bondadoso en esa gente.

Si a una persona has podido influir positivamente durante tu camino, sabrás que fue un acto justo y necesario, honesto y humilde; pues no vienes aquí a demostrar a nadie que eres alguien, vienes a reconocer ese "alguien" en todos los demás y a nutrir tus experiencias con sus presencias y la fuerza de su identidad.

Ante todo lo anterior, frente a cualquier necesidad o complicación, sabes que hay personas con las que siempre puedes contar. Que tú seas uno de ellos a cambio es un acto de corresponsabilidad, amor, estima y afecto.

La literatura es al redactor lo que la arcilla al escultor, fragancia al perfumista, suceso al historiador; es importante que dejes fluir aquello que muestra tu genuinidad, pues "imitar" a otros solo deja en claro tu deseo de reconocimiento a cambio de un talento que no estás seguro de poseer; donde desde mi perspectiva, no he conocido a nadie ausente de características brillantes y trascendentes por su propia esencia.

Si mi gusto por la sabiduría, el arte, la cultura, la historia, la sociología, la ciencia, la política, la filosofía, la tecnología, la economía, los deportes y la psicología tiene un origen bien establecido, éste es la observación y el análisis de demasiadas entidades que poseen cualidades maravillosas, y lo poco que he aprendido, ha sido gracias a ellos.

Deambular creyéndose suficiente para todo cualquiera puede, una falacia; colocarse a sí mismos cual bandera que dirige a caminos "envidiables" a través de logros construidos de "aire", deja como consecuencia vacío; y un vacío que no llega por la ausencia de talento, sino por la contención de los mismos. Por eso siempre, después de cada cierto tiempo, es bueno darnos cuenta y poner un poco de atención en nuestros caminos, para así, concluir en una catarsis que nos sirva de medio para seguir vivos.


Imperfección

No tengo internet todavía así que no me puedo ir de largo escribiendo como quisiera. Sin embargo, no podía permitir que el día se me escapara sin publicar algo.

Mi hermana y yo hemos sido educados bajo principios que han sido pieza clave en el desenvolvimiento de nuestras vidas y se han convertido en convicciones determinantes de nuestro bien.

Dondequiera leo estos días que algunos tienen "el papá perfecto, la mamá ideal" y me pregunto: ¿Qué pasaría si yo creyera que mi padre es perfecto? Me respondo inmediatamente como es mi costumbre: Si mi padre fuera perfecto yo jamás habría comprendido el valor del esfuerzo y el trabajo porque todo me lo daría en las manos. Si mi padre fuera perfecto yo me encontraría en otro lado del mundo intentando descifrar la identidad formacional que nunca pude recibir de él. Si mi padre fuera perfecto yo habría crecido como un hombre caprichoso y cobarde, ajeno a carácter y personalidad propios. Si mi padre hubiera sido perfecto yo sin duda alguna habría sido un hijo detestable, un hombre asqueroso y un ciudadano deplorable. Si mi padre hubiera sido perfecto, los valores y las virtudes que con humildad trajo a mi vida, no habrían llegado nunca.

Estoy plenamente seguro de que no en todos los casos es igual; pero yo, con todo mi corazón, agradezco toda la imperfección que hay en mi padre y le bendigo por todo cuanto ha hecho por vernos salir adelante, por amarnos sin medida y estar todos los días que le hemos necesitado ahí para nosotros.

Porque si de una cosa estoy tremendamente maravillado cada que amanece, es de haber estado en los brazos de alguien que me amó desde el primer momento en el que me sostuvo y jamás, ni un solo instante siquiera, me evocó el más mínimo ápice de rechazo o desprecio. Como le dije a mi hermana hace un par de días: Ustedes son un filtro por el que pasa cada una de las decisiones que tomo en la vida. Y aquellas relacionadas al liderazgo, la ocupación, la conducta, el saber y el criterio, definitivamente están más influenciadas por ti, mi amado padre.


De Robos y Préstamos

¿Qué estás haciendo? ¿Trabajar para pagar tus deudas y así poder tener mejor vida? ¿Endeudándote para que tu vida sea un poco menos austera? Si por mí fuera, estaría escribiendo esto en papel, en algún viejo escritorio, con la tranquilidad de no deberle a nadie... Pero no ha podido ser así. Mis papás me criaron bajo la cultura del "crédito", que hay que pedir a plazo (y pagar mucho más caro) para hacerse de un patrimonio.

Estoy harto, no deseo continuar de la misma forma, pero sucumbo ante la presión social. Que si la casa en Infonavit (peor inversión en la historia de mi vida), que si el préstamo para pagar deudas (las cuales seguramente ya habría pagado), que si el nuevo regalo... En fin, mi asunto no es contra ellos, porque a su vez traen una formación proveniente de sus padres, y así sucesivamente.

Mi queja es en contra de la manera de funcionar del sistema, por cómo te exprime a más no poder desde que tienes capacidad de realizar pagos; y si más te interesa desarrollarte, si un sueldo mejor consigues, más es la porquería que te cae encima en cuando a responsabilidades.

La belleza de ser menor debería de provenir de ese sitio, de la libertad de poder ser tú y que nadie esté hostigando por el pago de la renta, el servicio de teléfono o luz, por el gasto semanal en abarrotes o los egresos de transporte y alimentación. Me siento fastidiado, haberme venido a vivir a la CDMX ha sido una maravillosa inversión, pero me ha dejado con bastantes agujeros financieros.

Desde tener que mudar mis pertenencias entre la ciudad en la que vivía y mi ciudad de origen (lo cual tuvo un costo), hasta volver a hacerme de una que otra cosa acá donde ahora estoy. Es un fastidio. Quisiera vender todo lo que poseo y comenzar de cero, pero esa también sería una pésima decisión. Así que no sé qué hacer. Lo único que me queda es venir aquí y vaciar mis frustraciones.

Pues ha sido increíble que hasta mi ropa interior me hayan robado más de una vez; o sea que no se puede confiar ni en los vecinos, mucho menos en personas extrañas, ajenas a uno. ¿Hasta cuándo voy a dejar de pagarles a otros por sus pillajes? Estoy cansándome de llegar y contar mis posesiones al final del día para saber que empecé con una o dos más el inicio del mes y ahora simplemente se han ido.

¿Y mudarme es opción? Lo es. Pero tampoco tengo idea de qué tan buena sea. ¿Irse de Guatemala para llegar a Guatepeor? Terrible. Solo me queda darle vueltas a los sucesos entre desvelos que me impiden descansar y alejan la felicidad un poco más de mí. Todo por no provenir de nicho dorado, por venir de una instrucción en la que lo que tengas te da cierto valor, cuando no es así. Me angustia. Porque ni siquiera mi personalidad es acumuladora; más allá de mis libros, que son lo único que puedo considerar medianamente valioso de aquello que se considera "mío", lo demás esté o se vaya me tiene sin mayor cuidado. Pero es distinto levantarte una mañana y saber que no te queda ropa limpia porque de la nada ha desaparecido, se ha esfumado, o alguien descaradamente se la ha robado.

Y como postdata: He de mencionar que de vez en cuando me acuerdo de todas esas personas a las que les he hecho favores o préstamos que me han bloqueado de cualquier red y han desaparecido de mi vida (que han sido decenas), espero encarecidamente que la historia les pague como ellos han hecho conmigo y que tarde o temprano el estafador resulte estafado. Aunado a eso, que el karma positivo del que me han venido cargando, llegue pronto incontable y sin precedente y me haga sonreír eventualmente, por haber hecho el bien a otros, sin importar que ellos abusaran de mi misericordia.