Kind of Sad


It's kind of sad recognize that the hardest fight has been against myself. See you soon blog, will be back once I change some rules in my life, I can't continue in this way. This is going to be probably one the shortest posts in my entire blog, but it has an important announcement: 108.

"Take a bow and say goodbye
Let the hours pass on by
That you get to feel so high
And it's over, it's all over now

What is this? If it ain't love
Then it's over
And understand, nothing lasts forever

And now I say to you
As loud as the silence
We just can't carry on
And in the morning I'll be gone"

Andrómeda Y Algo De Presión

Fracasé en mi intento por dormir hoy, no culpo a nadie, creo que soy yo y el montón de pensamientos que agobian mi cabeza; quisiera tener la capacidad de dormir una o dos horas con éxito y no necesitar más que eso para sentirme pleno y fuerte al día siguiente; además, he tenido entre las imágenes que aparecen, la constante de irme, a no sé dónde, simplemente alejarme, salirme de mi zona de confort, cambios verdaderos, significativos; creo que me vendrían bien.

Y bueno, ante el deseo inminente de cambio, mi cerebro no me deja en paz, se la pasa dando vueltas, que si a Londres, que si a Lombardía, que si a Munich, que si a Burdeos, que si a Tel Aviv, o algún otro lugar más al norte en el continente, el punto es que quiere irse, alejarse, volver a empezar como dice la canción que suena en mi mente: "What happens when you lose everything? You just start again. You start all over again."

Y sí, estoy enfurecido, molesto, deseoso, ambicioso, y desvelado; estos desvelos no me dejan más que ideas interesantes, hasta que se cumplen, hasta que suceden. La música, ese deleite artístico que me llena de un tipo especial de gozo cada que encuentro una pista nueva que me gusta, es hermoso, es maravilloso; tuve que reducir el número de canciones en mi lista de "Hots" a solamente once, a partir de ya, los ciclos de mi vida quedan fraccionados a la mitad aproximadamente (45 minutos).

Tengo que escribir, hablo de escribir verdaderamente, sacar adelante ese libro que quiero presentar para el concurso; ya lo tengo todo pensado, pero de pensarlo a vaciarlo a texto hay una gran diferencia, ¿un mes me será suficiente para conseguirlo? No lo sé, tengo miedo, lo confieso; además hay muchas probabilidades de que a nadie más le guste y que quede como un vil miserable, un idiota. No alcanzo a distinguir si el fracaso o el no acabar es lo que me causa más horror.

Y otra rola que, estupendo material que disfruto durante la noche de esa lista de mis once: "When the passing looks to die for take it in your heart now love her. When the case is out and you're tired and sodden, take it in your heart, take it in your heart." Esos ritmos me tienen capturado desde ayer, quizá sea una buena señal después de todo, y mi sueño, en cierto sentido, me está diciendo algo en sinfonía con la melodía del soundtrack de mi velada...


Durmiendo A La Una


Es tiempo de convencer a mi cuerpo de hacer un poco más durante las noches. Eso de pasar el día somnoliento no es algo agradable; pero sucede, ni modo. Ahora lo que intento es dormir ciclos de noventa minutos completos, ya saben, por aquello de no despertar medio muerto. Ojalá funcione, que ya no sé cómo hacerle para que mi ser me obedezca, a días se me escapa de las manos su voluntad.

¿He perdido el control de mí mismo? No tanto así, pero es difícil ponerme de vuelta en el lado correcto de la ecuación; además me pasan cosas malas continuamente, no he venido a quejarme porque, qué flojera estar aquí solo para eso, mejor vivamos y que lo bueno de la vida se presente por cuenta propia.

He pensado seriamente en grabar pequeñas cápsulas de audio con los textos aquí expuestos y publicarlas en algún sitio; está bien, comprendo que no soy tan importante y eso, pero uno nunca sabe, de las cosas más absurdas hay gente que tiene la capacidad de producir arte, no me gusta darme por vencido.

Y sí, la soñé recientemente, su silueta escultural digna de efectos mentales consecuencia de alucinógenos se presentó ante mí en imágenes casi palpables, y era una maravilla tener frente a mi perversa mirada las líneas de su ser, mientras, tras contenerme, me dejaba seducir por su hermosura, y el aroma de su cuerpo invitándome a más... Así desperté, como quien está consciente de que las frases textuales no dicen qué tan malos y patéticos amantes somos, solo describen una ilusión, un deseo, una formidable e impresionante concentración sanguínea en los lugares que no debería.

Mis días cada vez parecen más cortos, no me alcanzan para nada; extremo mis horas de sueño y ando por la vida sin ganas, deprimido, derrotado, apartado, roto. Cuando pienso en las delicias del irónico improbable, mis ojos se llenan de lágrimas por ella, o por ella, quizá ella; ya no lo sé, enloquezco a vista de otros, y mis perspectivas cada vez más enfocadas están en el futuro incierto que deparan las consecuencias de mis actos hasta ahora; si estuvieras aquí lo entenderías, si fueras capaz de contenerme entre arrumacos fundiéndonos en un abrazo interminable.

Pero bueno, tenía que escribir algo, exprimir una que otra salida de esta mente saturada de frases absurdas y conocimientos innecesarios, lo único que quiero es ser amado... La más compleja muestra evolutiva en nuestros días, monogamia, ¿en dónde estás diva de mis sueños, mujer de mis ilusiones, musa perfecta?

Quisiera Escribir Más

En ciertas ocasiones, lo que hacemos no nos deja escapatoria; podemos intentar ocultarnos, pero nos alcanzan las consecuencias de nuestras decisiones, he desperdiciado el primer mes, entre maldormir, malcomer y malvivir, desesperanzado por las malas noticias en mi alrededor, queriendo que sea un capítulo oscuro a nada de terminar, sufriendo en silencio, ensimismado en las semblanzas que revolotean mi mente, deseando sudar en letras su ausencia para conmigo, pero sigue ahí, la nostalgia que produce y revuelca mi alma en penas, en dolor.

Es fácil criticar al hombre que se encuentra padeciendo por culpa de su propio pasado, sus malas decisiones, sus defectos congénitos, sus errores más visibles; por eso la máscara que empecé a utilizar me hace el menos marginado de los herederos de la razón, me puse al centro y en lo visible, como víctima fácil de alcanzar, de humillar con los dardos del desprecio, así funcionaré hasta que logre cambiar, o permanentemente me retorceré entre sueños pisoteados, metas frustradas, y anhelos funestos.

Las letras en un día de sueño atemporal se convirtieron en mi más grande pasión, y con ellas, los libros hicieron su presencia continua en mi vida; me hace falta la soledad para emanar mis dotes de quien urge producir palabras que digan micho, las historias contenidas en mis alucinaciones son dignas merecedores de un puñado de minutos que de brindárselos sé, podrían significar algo más que convencionalismos, sin languidecer con el aventurar de las horas, por el contrario, renaciendo con mayor fuerza a la mínima oportunidad de suceder.

Me encantaría ser yo quien te dedicara cuentos, novelas, narrativas, pedazos de vida, y sobretodo glorias; que mis dedos alcanzando el borde de tus labios finalmente sean recompensados con besos sinceros, y tu lengua los seduzca de tal forma que no haya una célula en mi ser queriendo apartarse de tu esencia, que el qì de nuestros cuerpos se fusione en un mismo, que las ideologías colapsen, y nuestras manos tomadas permanezcan hasta el fin.

Mis relatos relacionados contigo, amada sabiduría, son aderezados con dolores de cabeza, tristeza y soledad que desencadenan en un huracán intempestivo de desolación, aflicción y agonías; porque te quiero más cerca, porque te quiero viva, mis tuétanos te anhelan, por cuanto tú has venido a ser la salida perfecta al terrible mundo de mentiras en el que se desenvuelven mis vanidades, nada vale un céntimo, prefiero un rato acercarme a Dios entre tus brazos que escuchar las farsas de mis vecinos, entre las falacias de quienes dicen saberse grandes, los intentos prohibitivos, el lujo de insolencia en una sociedad quebrantada con riñas incesantes por saber quién tiene más, quién se ve mejor, quién en papel es un gran partido. Todo eso viene a ser basura para un servidor, si a los ojos de mi verdadero amor sigo existiendo, lo demás no me trasciende, no existe, no vale, no importa.


Un Trago Amargo


Me ha pasado algo que me obligó a entrar en tristeza, la verdad es que me sienta muy mal la noticia de que aquellas personas que considero de mis círculos más cercanos me defrauden, es cierto que no podemos esperar lo mejor de nadie, pero no lo sé, sentí que mi corazón se vulneró ante ese asunto y ya no pude más estar pleno porque dicha situación me robó mi tranquilidad.

Nunca lo asimilas, la decepción llega de parte de quienes precisamente, en papel son tus seres favoritos, por quienes tú eres capaz de extender y brindar manos llenas, pero a cambio, bueno, a cambio te rompen el corazón con sus acciones.

Hay algo a lo que los asiáticos llaman "karma"... ¿Por qué habremos de recurrir a pedir auxilio a una cuestión espiritual cuando complicamos nuestras vidas naturales? Mi teoría es que preferimos callar, tal como yo he hecho ahora; por conscientes que seamos de la injusticia y del daño que nos hagan otros lo mejor es quedarnos en silencio y esperar a que el tiempo sea el verdadero justiciero en beneficio de nuestra causa, a ser nosotros mismos quienes por medios propios y absurdos busquemos conseguir un cambio que mueva la balanza en favor de la justicia. Evitando afectar a terceros y cargando encima la culpa del solo hecho de pensar lo que pudo ser y no fue.

Estoy dolido, lamentablemente no sé cuánto tiempo tarde en salir de esta pena; caminar por sendas de depresión no quiero, pero el silencio es un veneno de efecto lento en el cuerpo de quien les redacta, que consume gradualmente sueños e ilusiones tras constantes momentos decepcionantes.

Ya me voy, quería dejar eso escrito en algún lado, tenía la necesidad de plasmarlo para que quedara evidencia de lo que me ha pasado; si bien es cierto que el trago amargo no lo he pronunciado con todas sus letras aquí, haciendo un poco de memoria siempre tendré presente lo que me han hecho. Adiós.