Modus Operandi

Miles de historias y un solo punto de vista, crear o ser parte de los que se mueren en el pasado. Estuve a nada de aceptar las glorias que las supuestas mejoras tecnológicas traerían a mí, pero cuál es el propósito si no ayudar a otros. Con esa premisa en mente me dispongo a alinear mis instintos de aquí en adelante, para que, no sea el solo ver por mi causa, quedando como egoísta en el resultado, sino que los actos de mis manos rindan fruto para terceros también.

Es cierto, de vez en cuando lo he hecho, y no me ha salido bien; como en el momento que apoyé a que mi amiga iniciara algo, o el día en el que sin escatimar compré un par de obras artísticas e incluso invertí en una que no existió nunca; así podría seguir, justificando el cambio de personalidad por una más aislada como consecuencia de los malos tratos, pero no es el punto, a partir de ahora quiero probar que puedo producir rendimiento sustentable que beneficie a más de uno.

No puedo ahondar de momento, mis manos siguen atadas y algunos de los negocios están en espera de resultados para continuar; es más, sé con claridad que me encuentro en un punto álgido de lucidez que será crucial para el avance de las cosas; es decir, no colocaré mis demandas o intereses por encima de aquellas que vendrán a generar mayores rendimientos generales con el paso del tiempo.

Estuve a punto del colapso en días pasados, que no se interprete de manera negativa, por lo general ocurren situaciones semejantes cuando estoy cercano a tomar una decisión correcta que nutrirá mi mañana; pero siempre, por el solo hecho de dar un paso que me obligue a abandonar mi zona de confort, es obvio que lo resiento, el reflejo natural del ser humano es rechazar la posibilidad de peligro, así es como funciona la supervivencia.

Antes de precisar cosa alguna, medito las probabilidades, y eso facilita el hecho de que mi mente haga un nudo entre tantos prospectos; pero está bien, una vez superado el miedo, la nostalgia y el remordimiento, el siguiente paso es ordenar los pensamientos y reestructurar el trabajo que quedó pendiente de modo que se consiga y supere el objetivo deseado.

Soy consciente de que mis maneras de realizar avances son desconcertantes en la mayoría de casos, así es como ocurre en mi interior, primero hay que solapar desventuras entre encrucijadas para gestionar el mejor modus operandi ante cualquier acción en puerta.