De Opiniones y Perspectivas

No están para saberlo mas yo sí quiero contarlo, he tardado un par de semanas en publicar algo por acá debido a que migré mi información desde el servidor propio que gestiono de nuevo a Google. Todo ese rollo porque preferí mantener la simplicidad de la información almacenada aquí, pese a que en un momento hube planeado cargar archivos y demás, terminó por no parecerme una buena idea, no me puedo justificar, a veces cambio de opinión.

La vida es así, probablemente hemos elegido una perspectiva a la que nos aferramos y hasta que la dejamos ir terminamos por darnos cuenta que el horizonte se mostraba mucho más grande y con demasiadas opciones ante lo que viene, y sin embargo, estábamos ocupados estimando muy poco de lo que hay.

Tengo que ir a la oficina este día a recibir a unos proveedores, aprovecharé para hacer algunos cambios importantes al proyecto que estoy por presentar a mi jefe; siendo honesto, me siento agradecido de la libertad creativa que me brinda, aunque quisiera tener también algo así como comisiones (sí, estoy hablando de dinero) por cada una de las transacciones completadas que se consigan; digo, como mera motivación personal.

He descubierto que no me gusta perder el tiempo; hay una amiga que a veces quiere que hable por teléfono con ella, no estoy seguro de sus sentimientos por mí, yo no la veo como pareja mía en ningún momento; cuando eso sucede, en mi mente estoy deseando que la conversación sea específica y pronta, no me interesa ser grosero y obviamente charlo de manera agradable, solo que, preferiría estar trabajando en proyectos, viendo una película de mis pendientes, leyendo, escuchando alguna conferencia, básicamente haciendo algo que me deje verdadero beneficio aprovechable a largo plazo; pues sé que por la brecha generacional que hay entre los dos, dentro de cuatro o cinco años, a ella le pareceré un viejo intrascendente; pero bueno, es sustancial aprender a invertir en la amistad también y no ser tan egoísta.

Me siento atrasado con pendientes, no obstante ya no me lo tomo tan en serio como antes, solo dejo que las cosas lleguen cuando les toque y ya está; cada uno tiene sus propios ritmos y se presentan las posibilidades de avanzar de acuerdo a su entorno, no se vale andar por la vida tratando de forzar al destino a que llegue, porque en el inter habrá un montón de experiencias que dejarán invaluable aprendizaje y serán útiles herramientas cuando se haya conseguido superar cualquiera de las metas establecidas. Hay que aprender a disfrutar el recorrido que está repleto de circunstancias, lugares, sabores y personas, qué ver, escuchar, probar, oler y sentir. Excelente sábado.