No Te Enamores De Mí

No te enamores de mí, porque no te convengo, porque si no te conoces no es posible que me conozcas como yo quisiera, porque si no te has enamorado de ti primeramente, difícil es que entregues un amor genuino y sincero como el que yo profeso.

No te enamores de mí si no tienes tiempo para pasar conmigo, si no tienes ganas de aventurarte a conocer el mundo a mi lado, si no tienes esperanzas en crear y ver crecer una familia hermosa de la cual seamos testigos.

No te enamores de mí si crees que soy como todos los demás, que voy a hacerte daño solo para conseguir que pases la noche, o que voy a cambiar con el paso de los días dejando de ser gentil y convirtiéndome en un constante reproche.

No te enamores de mí si tu intención es que abandone mi humilde corazón, que deje atrás en el olvido a las personas que también me aman o a quienes me importan a consideración.

Mi existencia en el presente no es y nunca será consecuencia de mis propios méritos, hay muchas personas alrededor que me han ayudado a confiar, me han llenado de afecto no los pienso nunca defraudar.

No te enamores de mí por lo que tengo o puedo darte, si tu motivación está puesta en lo tangible será tan efímero lo que sientas como algo perecedero, y no me interesa acabar en lo más profundo de tus recuerdos, en un basurero.

No te enamores de mí si piensas que soy perfecto, no te obsesiones e idealices lo que soy, porque mi vida está colmada de fracasos y errores; no te enamores de mí si no te consideras capaz de superar pruebas a mi lado, porque en la vida hay momentos buenos y malos.

Tampoco te enamores si no quieres ser protagonista de mis textos e inspiración de mis poemas, si no planeas ser cada día motivación de mis sonrisas, si en tus objetivos no está recibir besos a diario, abrazos reconfortantes y caricias constantes.

Porque qué triste es que al enamorarte de mí consigas que mi corazón se vuelque en tus manos y un día oscuro decidas abandonarlo, qué horrible es tener que pasar por periodos de tristeza como consecuencia de que hayas usado como moneda de cambio tu ausencia. Si vas a actuar así, por favor, no te enamores de mí.