La Quiebra se Acerca

Es casi seguro que me quedaré sin proyecto ahora que mis compañeros se muden a Canadá. Me sienta mal esa información y honestamente no he podido dormir bien desde que me enteré; de por sí ya sufría de insomnio desde mucho antes. La cosa es que no me atrevía a enviar mi currículum vitae a ninguna empresa porque estaba parcialmente comenzando a sentirme cómodo donde estoy, como si parte de mí hubiera querido pertenecer al final de cuentas a la institución, la cubetada de agua fría me despertó en sobremanera y no he hecho más que pensar en eso deprimiéndome por la incertidumbre de no saber lo que me depara el destino.

Hoy es un día más de esos en los que no he podido cerrar los ojos, me he dedicado las primeras horas de la noche a trabajar en lo que pueda por cuenta propia, hace un rato quise dormir sin éxito alguno, así que volví acá para liberar mi adolorido pecho.

Entre las cosas que me enteré en días recientes, parece ser que para el jefe que se encuentra en India no soy más que un estorbo; si tan solo me hubiesen vendido con la experiencia que tenía en las áreas que me consideraba fuerte otra cosa sería, pero ya qué; mi trabajo ahora es aprender otras tecnologías y sacar adelante lo que pueda por mi cuenta, porque a como se ven las cosas seguramente pronto me volveré a quedar desempleado, y no hay nada más triste que estar esperanzado a que alguien me de trabajo durante días seguidos sin éxito y con deudas feroces encima.

Hay algunas cosas que sé hacer, quizá no a nivel de experto pero he trabajado en ellas por más tiempo y sobretodo me he aprendido algunos tips y trucos que me las facilitan un poco, lo siento es que por mis trabajos independientes es raro que cobre un centavo, el karma se quedará con una enorme deuda conmigo si me corren de mi trabajo actual, porque he pasado mi vida ayudando a que otros cumplan sus sueños facilitándoles herramientas, técnicas y consejos cuando yo mismo me empiezo a morir en la quiebra.

Hay quienes asimilan que tengo talentos, y tal vez sí, pero hasta ahora no me han contratado en ningún sitio por mis talentos; también está el hecho de que se supone que soy bueno pensando, pero en mi trabajo actual me tienen visto como un idiota que no sabe nada. El punto es, realmente en una parte de mi ser deseo salirme de trabajar de ahí porque no me aportan nada más que humillaciones y malos tratos, hablando completamente en términos intelectuales. Sin embargo, otro lado de mí, el financiero, del que depende mi cartera y mi vida económica, quisiera que me otorgaran más trabajos, mejores y de acuerdo a aquello en lo que soy destacable, porque no deseo vivir en la miseria.