104.5 Me Desperté Temprano


No esperaba madrugar de esa manera, eran poco después de las seis de la mañana cuando mis ojos se abrieron y los brazos de decían "ya no doy más de mí", qué tremendo dolor, pero ándale, te creías que podías entrar y ponerte a hacer eso sin consecuencia alguna. Lo bueno es que a penas empiezo, y en parte es bien sabido que eso con el paso de los días tiende a disminuir. Aproveché para meditar un rato sobre mis pendientes mientras me remolineaba sobre la cama a ojos cerrados y luces apagadas.

Debido a la enorme cantidad de veces que escucho a quienes publican a diestra y siniestra su situación pretenciosamente saludable yo he tomado la decisión de no decir nada. Si me preguntan bueno, hablo un poco al respecto, pero nada de mencionarlo por el momento en redes que es cosa que me termina pareciendo una mala determinación.

Me gusta el libro que estoy leyendo, el Alex del texto se siente más humano que el personaje que Kubrick retrató en pantalla chica, aunque bien hecho he de mencionar, pues Naranja Mecánica es una de mis películas favoritas.

A mi día le han hecho falta un par de horas, con el debido respeto que el Creador me merece, pero no me han alcanzado un par de las mismas para terminar de leer esa obra de arte; a penas y he podido de anoche por culpa del sueño a esta mañana un poco terminar de procesar la primera parte de la historia. Espero tener la capacidad de finalizar las tres secciones hoy mismo, pues me tiene cautivo y lleno de una impresión afortunada.

Hay otros pendientes, acabo de recordar que le he pedido a otro Alex (al compañero de trabajo), que me deje un mensaje como notificación y recordatorio para avanzar el proyecto de su esposa; espero me perdone y hoy se acuerde de enviarme la nota para no quedarme dormido antes de tiempo; del mismo modo con los pendientes de mi viejo "drugo" de la infancia tengo que esperar una contraseña a su servidor, quizá hoy la consiga por parte del técnico en turno.