Ambigüedad

Hace tiempo que defino la ambigüedad como una forma de humillar a otros, y les voy a explicar un poco por qué creo que así es: En primer lugar, quien es ambiguo es alguien que no habla con honestidad y no llega a un punto específico, al hacer eso, internamente esa persona está queriendo demostrar que es superior intelectualmente a la otra, pues la otra jamás se enterará de la verdad completa; así, quien dice la verdad a medias, lo hace con el simple propósito de engañar.

Pero bueno, no recuerdo por qué había dejado esa nota mental a medias... Hablemos de cosas más lindas: Hace un día solamente he decidido reiniciar todo, y aunque les cueste trabajo creerlo, una de las cosas más importantes para conseguirlo es salirse de todo esquema y concepto preestablecido, abandonando aquello que ya habíamos adoptado como propio y dando una vuelta completa de tuerca en vísperas de un camino diferente.

Como parte de ese experimento en carne propia, he iniciado un proyecto que tenía tiempo en mi mente y no había podido sacar a la luz; que involucra mucha de mi atención y capacidad de retención, pues estoy hablando de un sitio en el que publicaré mis notas mentales y resúmenes de aquellas cosas que vaya aventurándome a vivir; desde la lectura de un libro, el terminar de ver una película o una serie de televisión, visitar algún lugar e incluso, en un futuro próximo, mencionaré cuando conozca a alguien.

Todo con el fin de darle un formato más organizado  mi día a día; tal vez lo ignoran pero soy alguien bastante obstinado con la calidad de las cosas que escribe y prepara, y si bien es cierto que mucho de lo que he dicho, escrito o hecho en el pasado está cubierto de errores, conforme pasa el tiempo he venido puliendo mis técnicas y aprendiendo mejoras que, aunque no me hagan perfecto todavía, sí me dejan con un mejor sabor de boca tras terminar de redactar algo, cualquier cosa.

Y bueno, también es parte de mi evolución humana; pues el quedarme estático no ha sido y nunca será algo que me nutra y haga sentir bien en la vida, pues siempre será necesario tener en cuenta el momento en el que una nueva idea surge y se saca adelante. No lo sé y no lo saben, pero hay la probabilidad remota de que en un futuro próximo mis actividades estén más relacionadas a este mundillo de lo que actualmente.

En fin, en definitiva no me gusta tirar la toalla en señal de rendición, y antes de dar mi brazo a torcer en ese aspecto, prefiero motivarme nuevamente reinvirtiendo en mí, reinventándome, renaciendo y reiniciando; para que al día de mañana que vea mis errores del pasado, piense, al menos fui capaz de superar tal y cual fase, y... Estoy sorprendido de la cantidad de energía que consumimos todos los días en afán de conseguir nuestros deseos, más adelante les hablaré de eso, por ahora ya me voy que son casi ls cuatro de la madrugada. Hasta pronto.